martes, 22 de mayo de 2012

Menorca, camino de ser el hipotético rival

Supongo que lo que esperan Taylor Coppenrath y Keith Langford es el rebote. O el fin de la humanidad. Nunca se sabe (Foto:  Roberto Estabolite)
Estamos tan centrados en la eliminatoria Melilla-Cáceres que no estamos siguiendo apenas nada la Navarra-Menorca, cuando es importante porque de ella saldrá el equipo con el que los extremeños se enfrentarían por el ascenso en el caso de, sin ir más lejos, ganar viernes y domingo en el Multiusos.

Aparentemente, hay menos matices. El Menorca va ganando 0-2, primero con un 68-75 y luego con un 81-83 en la prórroga. Puede parecer lógico porque todos sabemos que los baleares tienen mejor y más larga plantilla, pero no deja de tener su aquel el hecho de ganar dos partidos fuera de casa seguidos en un 'playoff'. Eso demuestra una fortaleza enorme. Y si nos fijamos, no son solamente dos, sino que en la anterior ronda, ante el Breogán, también venció en el tercero y el cuarto a domicilio.

La deducción es que era un privilegio exagerado que los pamplonicas tuviesen el 'factor campo' a favor. Es el suyo un proyecto muy digno de admiración: escaso de dinero, pero con mucho ojo para los fichajes. Esto conlleva tener un equipo corto en el que, como le está ocurriendo al Cáceres ahora, todos se sienten importantes. Starosta vuelve a estar a un muy buen nivel y Jorge García conoce perfectamente esta liga, pero además jugadores que parecía que no funcionarían en Oro, como los Iñakis, Sanz y Narros, están haciéndolo fenomenal. De Mikel Uriz no vamos a hablar porque a alguno le vendrían pesadillas.

Pero nada que ver con el portaaviones que es el Menorca, un conglomerado de estrellas nacionales de la liga que lo raro es que haya terminado cuarto en la liga regular, empatado a victorias con el tercero, el propio Navarra. A lo largo de la temporada, sus principales jugadores se han ido traspasando el protagonismo. Ahora parecen estar muy bien Marc Blanch y Oliver Arteaga. Y eso que siguen arrastrando que su único americano, Taylor Coppenrath (ya con dos ascensos en su manga), no está bien a nivel físico. En todo caso, su gran poder es una rotación larguísima de 10-11 jugadores.

Muy raro será que el conjunto de José María Berrocal no venza en alguno de los dos partidos que llegan ahora en la isla y que se plante tranquilamente en la final, en la que en cualquier caso tendría el 'factor campo' a favor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿podías poner algún día el primer partido del Cáceres en ACB. Ese que ganamos al Joventud de Badalona? GRACIAS

Javier Ortiz dijo...

Un día de estos cuando estemos menos pendientes de la actualidad lo pongo, ¿vale? Eso sí, la grabación es muy malita, lo advierto...