domingo, 25 de noviembre de 2007

Los otros tres triples de Chema Marcos


Sí. Todos os soñasteis anoche con Chema Santos, el base que le metió 30 puntos (¡8/10 en triples!) al Cáceres 2016 en Cornellá, protagonizando una remontada casi histórica en el último cuarto. Perder siempre escuece, pero así más, y el cabreo del personal es generalizado. Quizás el mayor problema fuese ganar los cuatro primeros partidos y que todos (me incluyo, indudablemente) generásemos unas expectativas desmesuradas y nos liásemos a soñar, y soñar. Y no precisamente con Chema Marcos. A lo mejor si vas 4-6 en otras circunstancias, intercalando más victorias y derrotas, hay otro ambiente. Pero seis derrotas consecutivas queman al más pintado y, aunque no es cuestión de perder la fe tan pronto, sí que hay que reconocer que quizás no haya equipo ahora mismo para más cosas que estar ahí en el medio y quizás meterte en los "play offs" de ascenso. Nada está funcionando.

En fin, os voy a hablar pues de un pequeño aspecto del hombre del día, que en cierto modo es ya un histórico del baloncesto local. Josep Manel Marcos, nacido el 7 de enero de 1978 en Barcelona. No son los primeros triples que le clava al Cáceres (bueno, me refiero al antiguo Cáceres CB, a ver si nos va a estar leyendo algún acreedor). Si viajamos al 4 de octubre de 1998 nos encontramos a un Marcos que entonces era una promesa del Barça, con el que había debutado en ACB con apenas 18 tacos. Recuerdo que entonces se hablaba mucho de él, de sus virtudes como "revolucionador" de partidos. La misma etiqueta que tuvieron Jordi Soler y Juan Carlos Navarro, ya sabemos con qué resultados finales.
Pues bien, ese 4 de octubre jugó 14 minutos contra el Cáceres y anotó 5 puntos (incluyendo un triple de tres intentos). La historia recordará más ese partido por algo que ya se ha mencionado aquí: el Cáceres, entonces entrenado por Pesquera, ganó 74-77. 19 puntos de Dyron Nix, vale, pero en la estadística me flipa más descubrir los 12 de Carlos Montes (objeto de debate aquí hace poco), anotando 3/3 en tiros de 2 y 2/2 en triples. "La Bomba" también salió en aquel partido (7 minutos y ni un solo tiro).
Después, Marcos, internacional en todas las categorías inferiores, no cumplió con las expectativas y se labró una carrera frustrante, a la vista de su calidad. El Barça le soltó poco después y se fue al Murcia (LEB) y luego le tuvimos muy cerquita, ya que en la temporada 99-2000 estuvo en el Círculo Badajoz que, entrenado por Martín Fariñas, hizo una temporada de escándalo jugando incluso la primera ronda de play off de ascenso ante el Menorca. Marcos fue uno de los líderes de un equipo en el que estaba gente como Lewis Sims, Steve Horton, Alex Franco, FJ Martín... y Sánchez Ritcher, al que vimos el otro día unos minutitos con el Illescas.
Regresó a Cataluña y no ha salido de allí. Jugó un par de años en el Aracena y luego unos meses en el Valls, en la temporada 04-05, en la que tuvo tiempo para torturar un poquito al Cáceres CB en su último año en LEB antes de la venta de la plaza. El 20 de octubre del 2004 el Valls ganaba 80-61 con 14 puntos suyos (2/5 en triples). En un bando estaba Marc Silva (ayer en el Cornellá también) y en el otro el tremendo Josh Asselin (25 puntos y 13 rebotes). Marcos terminó aquella temporada en el Cornellá, donde acumula su cuarta temporada.
En fin, no sé muy bien a qué ha venido todo esto. Supongo que a veces intento explicar con datos cosas que son más de sensaciones. Y la sensación que hay por aquí ahora es de estupefacción ante lo ocurrido el viernes por la noche. Algún día voy a hacer una serie con "jugadores a los que el Cáceres hace internacionales", y esta temporada ya llevamos varios (empezando por Albano...). El primero que se me viene a la cabeza es Jaume Morales, aquel escolta calvo del Gran Canaria que le clavó 25 puntos al equipo (4/4 triples) en 1996. Es su máxima cifra en 168 partidos ACB.

6 comentarios:

iron dijo...

Sobre esto de los triples se podría escribir un libro entero.

Sin bucear en jugadores concretos, tengo grabadas a fuego dos visitas a León (cuántos recuerdos): la primera en la temporada 97/98, la del naufragio. Nos acribillaron con 16/25 triples -el récord ACB son 17- con Fisher metiendo 6/9. Y la segunda, pocos meses después, ya en la temporada 98/99: Nos volvieron a meter 16/25... y Fisher 6/9. No es el mismo partido, no. Se puede comprobar.

Era como cuando íbamos todos los años a Fuenlabrada, que ya sabías que te iban a meter de 20 al descanso.

Alvaro dijo...

Respecto a lo de Fuenlabrada, cuanta razón, estaba claro que en ACB nos metían siempre y siempre parecía que su aro era el doble de grande, porque nosotros haciamos unos números para llorar.
A todo esto había que añadirle los partidos que hacían los ex.ccb, como Ferrán, que se lucían.
Y encima, nos llamaban paletos!!!. Que rabia, me daba. Me queda el consuelo de haberles ganado en la última jornada de nuestra última temporada en LEB, aunque luego en play off nos fundieran, pero ese partido volví a casa con una sonrisa...

Que recuerdos

iron dijo...

Al hilo de esto, también se puede hacer un monográfico a la inversa, con aquellos bultos sospechosos que un buen día decidieron destapar el tarro de las esencias vistiendo la camiseta del Cáceres.

Podemos hablar del partidazo de Vidili en Sevilla (por cierto, con un curioso episodio de los aficionados cacereños en las gradas) o de los 28 puntos que metió Queenan en Fuenlabrada (seguro que los del Joventut se fijaron sólo en ese partido para ficharlo después).

extremer dijo...

¿curioso episodio de los aficionados cacereños en las gradas?

Impaciente me encuentro, esperando otra anécdota de vuestros viajes y sobre la historia del club.

Por cierto Felicidades al creador del blog y por su trabajo por el deporte regional.

Javier Ortiz dijo...

Extremer, muchas gracias por tus palabras, espero que te esté interesando el blog, es lo importante.
Respecto a lo de Vidili, tengo ganas de escribir de él pronto. De momento, dejaré que Iron cuente eso que vivió en Sevilla, realmente inédito, sí. Muy italiano.

iron dijo...

Lo nunca visto.

Hay que tener en cuenta que hablamos de una época donde había 3 peñas bastante activas y a los desplazamientos cercanos (Sevilla, Valladolid, Madrid) viajaban siempre varios autobuses, se juntaban mínimo 150-200 personas sin problema.

Pues en ese partido, no recuerdo si fue por algún problema con las entradas o por qué, la seguridad del pabellón no nos permitía que todos los aficionados de Cáceres estuviéramos juntos en el mismo sitio, de modo que había que separarse y animar cada peña desde el sitio que le tocaba.

Así que uno miraba a las gradas y había varios focos de animación verdinegra (3 núcleos más luego gente por ahí suelta) repartidos en distintos lugares del pabellón, que encima animaban a tope por el cabreo de esta situación. Más surrealista resulta todavía si pensamos que por aquél entonces en Sevilla no había grandes peñas ni grupos de animación como la keka y esos que tienen ahora; siempre ha sido un pabellón muy frío.

Y encima ganamos de paliza.