martes, 20 de noviembre de 2007

Carlos Montes: Stajanov chincheta



Tengo un amigo (por cierto, tío, deja de mandar powerpoints guarros ya) al que llamamos "El Chincheta" o "Piano" porque siempre está sonriendo. Así triunfa lo que triunfa con las señoras (y señoritas), siempre con dos chinchetas puestas en los mofletes, dando un imagen estupenda de felicidad y optimismo. Vamos, que si Chenoa le hubiese fichado para el vídeo de "Todo irá bien", hubiese sido un gran acierto.

Su equivalente baloncestístico-cacereñístico sería Carlos Montes, el tipo más risueño que me he encontrado alrededor de una cancha de baloncesto. Aquí no lució precisamente por sus promedios anotadores (4,0, 3,1 y 5,0), pero duró muchísimo más de lo que podía pensarse (ya estaba en la parte final de su notable carrera) y gozó de la confianza y la complicidad de tres entrenadores tan distintos como Alberto Pesquera, Luis Casimiro y Alfred Julbe. Seguramente fuese por eso: no podía intuirse nada de falso en un carácter tan abierto y jovial. Una pose así agota demasiado como para no acabar mostrando un lado oscuro.

Supongo que él las galletas las reservaba para el rectáculo mágico de 40x20. Era un estupendo defensor y un enorme trabajador, dispuesto constantemente a sacrificarse en defensa y no brillar en ataque. Tanto que a veces se pasaba y exasperaba a la gente porque no tiraba en posiciones claras, "Busciglio style".

Una de las mejores personas de este mundillo: siempre hablaba con generosidad en las entrevistas y si tenía que hacerte alguna apreciación sobre tu trabajo, la hacía con exquisita educación.

Quizás ese carácter le haya perjudicado posteriormente en su gris carrera como entrenador, que se reduce a un año y pico en el Qalat (cuando aún no era filial del Caja) en la Liga EBA. Curiosamente, llegó a enfrentarse en un par de ocasiones con el Monteoro Mérida que dirigía Piti Hurtado. A veces hay que ser malo y decir las cosas sin una sonrisa en la boca, aunque desde luego allá cada uno con su personalidad y forma de defenderse en la vida.

Al igual que Pesquera, Montes, madrileño, quedó prendado de Sevilla por sus años en el Caja San Fernando y allí vive. El verano pasado estuvo cerca de fichar por el Granada como ayudante de entrenador, pero no específicamente para trabajo técnico, sino para hacer "trabajo humano" con los jugadores, no sé si me explico. Al final parece que no se hizo y ahora colabora con alguna televisión local (¡anda, como yo!) y trabaja en el mundo de los seguros (o al menos era así hace unos pocos meses).

Como fotos, es inevitable que os deje estas dos, ninguna de ellas en el Cáceres, para llevar la contraria. La primera es en su temporada final, cuando salió de aquí y acabó sus días en el Fórum Valladolid (sonriendo, cómo no). La otra es de su club de formación, el Estudiantes, en 1988, y la he sacado de un album de cromos que es seguramente el peor de la historia del baloncesto: la calidad de las fotos es bajísima y hay numerosas erratas en los nombres. Seguro que los basketmaníacos me sabéis decir cuál es, ¿no?

6 comentarios:

iron dijo...

Cómo olvidar ese nombre tan característico ... "Baloncesto 88". Y debajo para aclarar, por si quedaba alguna duda: "adhesivos".

Será cutre pero lo tiene todo el mundo (de aquella generación al menos) y yo al menos lo guardo como oro en paño.

Aparte de las míticas erratas sobre todo en el apartado NBA (textual: Olujuwun, Detles Schermpf, Magig Jhonson... te has dejado otra característica fundamental del álbum: la mayoría de cromos de un equipo son fotos tomadas en el mismo partido. Por ejemplo todos los cromos del estu son de un partido contra un equipo que tiene pinta de yugoslavo (juraría que es la Cibona, por la publicidad de Kronos), las del Cajacanarias contra Oximesa, las del Magia Huesca contra el CAI Zaragoza, Las del TDK contra el Bancobao, las del Bancobao y Oximesa contra el Estu, o las del joventut contra ... el mismo equipo ¿yugoslavo? que las del estu :D De hecho esas son fotos de torneos de pretemporada porque el pabellón no es ni el del Estu ni el del Joventut ... y en el cromo de Rafa Jofresa aparece Mike D´Antoni. Coño, si aparece San Jordi Freixanet en el Español, ya no me acordaba ...

Ah, y lo mejor del álbum: el anuncio de Converse de la contraportada.

Grandes recuerdos.

Javier Ortiz dijo...

¡Premio!
Es de una editorial llamada J.Merchante que sacó varios albumes similares con aquello del "boom" del baloncesto. Como era de Collado Villalba, buena parte de las fotos están sacadas ahí.
Estoy casi seguro, aunque no se le aprecia muy bien, que el que aparece en el cromo con Carlitos Montes es Drazen Petrovic en su último año con la Cibona.
Hay varios ex verdinegros en el album, empezando por Arcega y terminando por San Jordi, como dices. Algún día hago un monográfico sobre el tema.

son of a plumber dijo...

Muy buenas, vaya, vaya, lo que me he reído cuando he visto el cromo, anda que no ha llovido, Carlitos Montes con la camiseta de Estudiantes, tremendo.

En fin, buen profesional, nunca fue un jugador brillante ofensivamente hablando pero es el vivo ejemplo de cómo se puede sobrevivir en una de las mejores ligas del mundo a base de currar y currar.

Le recuerdo de su etapa en Cáceres y también de cuando venía por aquí con la camiseta de Granada o San Fernando.

Un auténtico especialista que destacó siempre en defensa y que creo, creo, porque el dato me falla, corrígeme Ortiz si me equivoco, está entre los históricos de la ACB en cuanto a balones robados.

Un saludo, espero impaciente la retransmisión del partido, todo un lujo.

P.D. Por ciero, para cuándo se podrá seguir a través de internet, tengo gente que vive fuera de Cáceres que me lo pregunta con insistencia y que aún flipa con que se den los partidos de un LEB-2 en directo, tooooooma ya.

iron dijo...

Es curioso observar, con la perspectiva de los años, las evoluciones que sufren los jugadores a lo largo de su carrera.

Si miras partidos del Estu de finales delos 80-principios de los 90, puedes ver a una serie de jovencitos que empezaban a despuntar con hambre de hacer cosas, con descaro y con personalidad en la cancha (Antúnez, Pablo Martínez, Herreros, Orenga ... curiosa la cantidad de ex-verdinegros), y el propio Montes no era una excepción. Dentro de sus limitaciones, era un jugador que recogía más protagonismo ofensivo, que sin ser tirador no se escondía si le tocaba jugarse un balón caliente desde el triple, y cuya mecánima de tiro no era tan forzada como la que tenía 10-12 años después. Después fue especializándose en labores defensivas y olvidándose cada vez más de mirar el aro.

Aquí sin duda fue Julbe el que más partido supo sacar de las cualidades de este jugador, bastante cuestionado durante las etapas de Pesquera y Casimiro. Alfred le transformó precisamente cuando su edad nos hacía concebir menos esperanzas de poder aprovecharle. Y además hizo lo propio con Doblado, que con Casimiro había pasado una temporada negra, negra, negra por divesos motivos.

kmc10m dijo...

Antes que Julbe el que vuelve a hacer resurgir a Benito Doblado es Manolo Flores. Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.
Montes era un gran especialista defensivo. Me acuerdo la pareja que hacia en el final de los 80 con Rusell en el Estu. Montes, tenia una gran capacidad de salto. Al igual que Crespo fueron los nacionales que participaron en los primeros concursos de mates

Javier Ortiz dijo...

Bueno, eso último no es exacto del todo. El primer nacional que participó en un concurso de mates (Don Benito, 1985, con David Russell volando sobre un niño) fue Miguel Angel Pou, un pívot más bien bastote.
Montes estuvo el año siguiente en Vigo e hizo un mate con dos balones el tío. Era un prodigio físico y por eso se explica que durase tanto su carrera.
Kmc10m, bienvenido, tus aportaciones se agradecen.