domingo, 25 de mayo de 2008

La auténtica victoria ya está conseguida


¿Cuánto hacía? ¿Diez años que no nos lo pasábamos tan bien (y tan mal en algunos momentos), viendo un partido de baloncesto? Yo por lo menos sí. Pocas veces he vivido un encuentro con tanta intensidad y emoción, con tantos matices que se me han quedado grabados, con tanta autenticidad. El Cáceres 2016 le ganaba hace unas horitas al Caja Rioja el pase a la Fase Final de la LEB Plata y lo hacía demostrando por qué amamos este deporte.


No sólo fue ganar. Fue el decisivo ambiente que generó el público, el suspense que ofreció casi siempre el resultado, la batalla sin descanso de los jugadores, las "trampas" que se pusieron mutuamente los entrenadores. Y, para mí, fue y es contarlo con compromiso y profesionalidad, que es lo más grande para alguien que se dedica a lo que yo me dedico. Sería tonta la pose del periodista frío al que le supuestamente le tiene que dar igual lo que haga el equipo de su ciudad.


Cada uno de los que estábamos allí dentro de unos años recordará lo que ocurrió esta tarde de una manera diferente y especial. Al lado de quién estaba sentado, cómo se preparó para el partido y qué hizo después, qué sintió. Cada uno tendrá una vivencia personalizada, con la sensación (que creíamos perdida) de que en nuestras manos estaba hacer historia, sentirnos importantes en esto del baloncesto, respirar las mejores esencias de un deporte maravilloso. O dentro de unos años se lo contaremos a quienes no han nacido aún, como muchos padres le han contado a sus hijos estos días el ascenso del 92. Por cierto que una de los encuentros más gratificantes que he tenido esta tarde ha sido con Martín Fariñas. Prometo que esta semana os hablaré de él.


Y lo mejor es que, en el fondo, a lo mejor dentro de unos días estamos pensando en que lo de hoy simplemente ha sido un aperitivo, la antesala de un palacio que empezamos a reconquistar. Y, aunque sea un argumento un pelín "amarrategui", no le falta razón a quien esta tarde me dijo que lo importante no es subir o no, sino recuperar la ilusión, y eso ya se ha conseguido con creces. No sería sano que, si se pierde alguno de los partidos del próximo fin de semana, acabemos con una sensación negativa de lo que ha sido, eso sí, un "año tobogán".


Esta semana voy a estar liadillo como imagináis, pero espero actualizar a menudo contando alguna cosilla como la de Fariñas. A ver si mi periódico sigue siendo referente de la información de basket en la ciudad. Es una buena ocasión para probarse a uno mismo.


De momento, PINCHANDO AQUÍ os dejo un "regalito" de lo que os gusta y que habla de algo que se nos está viniendo a la cabeza muy a menudo en los últimos días...


1 comentario:

José Manuel Rayo dijo...

Bueno Ortiz¡¡ IMPRESIONANTE..Quien nos iba a decir esto cuando perdimos esa serie de partidos...los 9 fatídicos aquellos, las derrotas en Cataluña...como ha cambiado la historia..de verdad que si la palabra con la comenzó esto era ILUSIÓN..es la mejor manera de definir esto que esta pasando..yo no estuve, en directo, pero nunca le he mandado tantos sms a mi cuñado..:-), lo recordaré también siempre y además ayer Norba TV me dió la oportunidad de ver el partido en la Tele..ví la segunda parte y de verdad hasta que no metió el triple el Pollito no ví el partido ganado..y eso que ya sabía el resultado...jajaj FELICIDADES POR ESE TRABAJO TAMBIÉN...Este Fin de Semana nos vemos en el Pabellón....a disfrutar y esto creará un antes y un después en el Baloncesta Cacereño...ese después tiene que estar basado en la continuidad y la alegría de ver Basket¡¡
Un Saludo
Rayo