martes, 7 de mayo de 2013

A falta de 20 minutos...

Lamento si esperabais alguna entrada hoy aquí antes del partido. No se puede decir que no he escrito por vagancia. La verdad es que llevo todo el día haciendo cositas para el periódico de mañana, que entenderéis que es mi prioridad, y no he podido ponerme delante de blog. Además, muchas llamadas de teléfono porque, ya lo dije, es mi 39 cumpleaños. Gracias a todos.

Una de las cositas que he hecho ha sido acudir al entrenamiento de esta mañana, una suave sesión con tiro, estiramientos y un par de detalles que se han trabajado con vistas a supongo desactivar alguna virtud del Breogán o enfatizar una propia. La batalla táctica está ahí, por descontado, aunque me da que este tipo de partidos es más de jugadores, de valientes, que de entrenadores.

De todos modos, voy a aventurar unas claves antes de que esto empiece:

--Reducir los tiros de Ogirri. El Cáceres está teniendo auténticos problemas con el dinamitador de partidos lucense. De lo que se trata es que no reciba y estar muy atentos en los cambios, porque cuando se queda con un grande se la puede 'liar' penetrando. Y cuando está con un pequeño, sus triples desde 8 metros son indefendibles. Creo que el que mejor lo está haciendo hasta ahora es Alex López.

--La zona. Hay que confiar en lo que se ejecute, no dejarse vencer porque el plan determinado no surta efectos inmediatos. Frade el domingo alternó durante la segunda parte una defensa individual y una 1-3-1 que le dio buen resultado. Y eso que en los primeros ataques contra ella Winchester metió una de sus (escasas) canastas. Pero todo lo que sea titubear en el plan será terreno ganado para el Breogán.

--Mantener un ritmo alto de juego. Al Cáceres le han interesado toda la temporada los partidos locos, los de correr mucho, porque en ese intercambio de golpes su defensa acababa asfixiando al rival, que había un momento que se veía incapaz de correr. En esta serie el Breogán ha intentado correr, pero no ha podido darle a eso continuidad. ¿Es una tendencia mantenible? Imagino que los locales querrán repetir lo que mejor les ha ido.

--Jugar con los nervios. En todo caso, lo que no debe pasar nunca es que el 'Breo' se vaya en el marcador. El pulso de los nervios parece ganarlo claramente Cáceres, que es el que juega sin la presión del factor cancha. Se me viene a la cabeza lo ocurrido hace un año en Burgos, que ya sé que era otro equipo y otras circunstancias, pero la angustia de un final igualado para el de casa a veces resulta insuperable.

--Las rotaciones. Frade tiene 10-11 soldados en los que, aunque con las características de cada uno distintas, no hay especiales protagonismos reservados. Lisardo apenas ha confiado en ocho jugadores, con lo que eso supone de desgaste. Esta es, obviamente, un arma de doble filo: quién tiene que jugarse los balones está más claro en los lucenses, que se vuelven más previsibles, pero es innegable que el Cáceres tampoco tiene 'killers' como Ogirri y Winchester. Hasta Diouf te puede matar a media distancia, dando por descontando que dominará el rebote.

--Olu, k ase? Esta mañana en el entrenamiento le he visto bastante bien físicamente. No estará al cien por cien, pero sí mejor que el domingo.

En fin. Esto empieza dentro de 18 minutos...