martes, 7 de mayo de 2013

570 kilómetros después...

Sí, ya sé que soy un desordenado...
Pues nada, otra vez aquí. La otra vez me dieron la 503 y esta vez la 607. Me flipa la capacidad de los hoteles de construir habitaciones idénticas entre sí, aunque en este caso me han puesto en una habitación con una cama de matrimonio y no con dos individuales. La verdad es que me da un poco igual. Me muevo poco cuando duermo. O eso dicen.

Hay algo de impersonal en todos estos sitios que no puede evitarse: los mismos muebles, las mismas toallas, las mismas sábanas, los jabones, los gorros de la ducha que no sé si llega a usar alguien... Un hotel es una especie de microcosmos básico donde puedes estar y no estar al mismo tiempo. Es muy difícil recordar las habitaciones en sí de los sitios por donde has pasado más que por lo que has hecho en ellas. Y yo lo que hice en la 503 fue básicamente escribir y en la 607 también me estoy dedicando a eso.

570 kilómetros más al norte, aquí estamos, a 20 horas del gran partido, del quinto de la serie entre Breogán y Cáceres. Lugo me ha recibido con la familiaridad de una ciudad que lo hace por segunda vez: cuando la miras en el Google Earth realmente te sitúas, te sonríes por los pliegues de los edificios, por los recorridos mentales con los que te aventuras.

No sé qué tal me tratará esta vez esta ciudad. De la otra vez salí/salimos contentos. Aquel 1-1 fue un buen germen que ha desembocado en el 2-2 de ahora. Podría haber sido mejor, y no haber tenido que regresar, pero también peor. Pero todo lo que ha pasado hasta ahora no importa realmente un carajo. Solo servirá el realismo sucio de las 20.45 horas en el Pazo, diez tíos y un balón naranja.

En estas situaciones me vuelvo bastante egoísta. Soy algo distante, desapasionado. Pienso en el equipo, sí, en que gane, pero porque si ganan me leerán más, me RT más, y yo disfrutaré más confeccionando las páginas. Lo que me interesa es cerrar a la hora, que no se me cuelgue el 'pincho' del 3G, no equivocarme gravemente con el resultado del partido, que es una cosa que me pasa a veces.

Aquí estaré, intentaré ir contando lo que pasa. Mucha calma en el hotel por ahora, hoy se han dedicado a descansar tras viajar de madrugada. Mañana entrenamiento, supongo que ligero, por la mañana. Ah, por cierto, uno de los errores que no me gusta cometer: no he recordado en mi previa del partido que lo retransmite Radio Sansueña.