sábado, 19 de marzo de 2011

Cáceres Creativa: Yo tampoco sé por qué



¿Qué está pasando? La verdad es que nadie, nadie, nadie lo sabe a ciencia cierta. Gustavo Aranzana habla fugazmente de problemas de concentración, de exceso de ansiedad. No cuestiona públicamente la actitud de los jugadores. Sería entrar en un terreno demasiado peligroso, porque cuando se acusa de pasotismo a un grupo humano es más probable que se vuelva aún más en contra la situación. De hecho, el entrenador esgrime en privado detalles para subrayar que esto no es así: a los entrenamientos voluntarios acude buena parte de la plantilla, no se oye ni una mosca en el autobús cuando se pierde fuera como síntoma de que las derrotas no dan igual… Cierto que hay algún que otro jugador totalmente desenganchado e incómodo en lo personal, pero no son de esos que hacen ganar o perder partidos.




Sin embargo, para solucionar cualquier dificultad en la vida, primero hay que encontrar qué la está provocando. En eso están, está claro, porque lo que hasta ahora tenemos son únicamente consecuencias, no motivos. Que si desde fuera se está metiendo poco, que si se encajan parciales muy grandes, que si en el rebote el rival suele estar más atento, intenso, que si determinados jugadores bajan muchísimo fuera de casa, y eso se ha transmitido a los partidos del Multiusos…



Quizás lo único que ha pasado es que el equipo no es tan bueno como creíamos, o como nos hizo creer buena parte del año: que la fórmula esta que llevábamos diciendo toda la temporada (“hay 7-8 jugadores de mucha calidad”) tiene demasiadas grietas para un maratón de 34 partidos. A poco que ha habido lesiones en alguno o algunos de ellos, y las consiguientes recuperaciones y malas formas posteriores, el edificio se ha tambaleado, y mucho.



Lo único bueno que se puede decir ahora (aparte de los interesantes minutos que ofrece Arturas Valeika) es que no ha pasado nada irremediable, que aún es posible acabar la historia con una buena sensación. Se ha dilapidado la renta obtenida durante lo que hasta ahora había sido una temporada notable y habrá que currarse en los partidos que quedan estar como mínimo quintos, lo cual es perfectamente posible a poco que se reaccione y se ganen tres de los cinco, que no es mucho pedir, digo yo. Pero claro, cuando vienes de perder contra los dos últimos, cualquier piedrecita en el camino te parece el Everest. Veremos.

4 comentarios:

Juan dijo...

Pues leyendo tu post a mí me parece que intuyes o sabes lo que pasa... Lo digo por cuando dices que Aranzana no puede decir públicamente lo del pasotismo...

Yo, sin saber qué ocurre, creo que cuando un equipo pasa de hacer una primera vuelta fabulosa, a perder de manera casi automática, es que en el grupo hay problemas.

A todo ello ha de añadirse que las lesiones tampoco han ayudado mucho, la verdad. Tres de los cuatro jugadores más importantes ( Ryan, Cherry y Antelo ) han tenido lesiones o arrastran secuelas de aquellas, y eso en un equipo justito y en una liga como la LEB pasa factura.

En fin, esto apunta a lenta agonía la verdad. ( Ojalá me equivoque!!! )

Hay un dato más importante a tener en cuenta Javi. Todos, menos Cherry, finalizan contrato y seguro que en su fuero interno están más preocupados en hacer números que les garanticen un buen contrato la próxima temporada donde sea, que en pensar en el equipo. PRIMERO EL YO, DESPUÉS EL NOSOTROS. Lo contrario que en Burgos por ejemplo. No quiero decir, que en todos los equipos que se encuentren en esa situación ocurra lo que aquí, pero sí que creo que en función del tipo de jugador que tengas, la situación contractual puede favorecer que aparezcan egoísmos.

Y esto, amigo, es un juego de equipo, en el que si se olvida eso, se está condenado al fracaso.

Un abrazo

P.D.: La próxima vez que coincidamos con unas cañas de por medio, tenemos que teorizar sobre tus dos últimas entradas. Y si puede ser con algún amigo común, mejor.

Javier Ortiz dijo...

No, Juan, no me has interpretado bien. Ni sé lo que pasa ni creo que sea por pasotismo. He dicho que Aranzana no quiere decirlo porque sería muy duro hacerlo, romper amarras, y creo que él tampoco lo cree, y por eso argumenta en privado los detalles positivos sobre la predisposición de su gente al trabajo y que sigue percibiendo que las derrotas caen mal.
Sí que se puede argumentar una cosa que me decía alguien ayer del mundillo: sí hubo falta de actitud "de equipo" --no pasividad-- ante el Palencia, en el sentido de que cuando hubo complicaciones cada uno intentó arreglarlo por su cuenta.
No estoy de acuerdo con la teoría de los numeritos. Para cualquier jugador de estos, valen más unos números regulares en una buena temporada colectiva que unos números buenos en una mala temporada.
Para mañana recomiendo una entrevista que he hecho hoy a Lucio Angulo, bastante reveladora. Ya pondré el link.
Saludos.

PD: ¿Y eso de las dos últimas entradas? Las chicas también tienen derecho, hombre...

Juan dijo...

Ok, releyendo tu entrada sí parece que te he malinterpretado.

En cualquier caso yo, que desde el principio he señalado que no sé lo que ocurre, me he limitado a decir que pueden existir problemas en el grupo.

Es que no entiendo bien que se pueda pasar de ser un "outsider" de la categoría a un equipo asequible. Sinceramente creo que, amén de lesiones y de que la plantilla sea justita ( ahí coincidimos todos ), también ha "pasar algo más". No sé. Hablar por hablar. No entiendo lo que ocurre.

Respecto a lo de los "numeritos", sí que discrepo contigo. Los números son el arma que utilizan los representantes "para vender el muñeco". Tú mismo lo escribes, cuando contrapones números regulares/buena temporada Vs números buenos/ mala temporada...

Es que precisamente porque la temporada puede que no acabe bien ( según el entrenador el objetivo era mejorar el 6º puesto, y no nos engañemos durante mucha parte del año hemos optado al 3º ), los jugadores puede que quieran engordar sus números, máxime viendo que el barco navega con problemas. A mí me parece una cuestión de peso, la verdad.

Hablamos de la carta de presentación de esta gente y de moverse 10.000/15.000 euros -por ejemplo- arriba o abajo. Obviamente excluyo a gente como Lucio, pero ese caso es excepcional porque quien le fiche ( o renueve ) sabe qué se lleva, números aparte.

Lo de los dos últimos posts iba un poco de coña... Ya en serio, no puedo hablar de lo que desconozco por completo. Ciao, y gracias por tu contestación

lyman dijo...

Hace un par de días quizás hubiera escrito otro comentario...antes de ver que hemos sumado una derrota más, ahora contra el Clínicas.

Porque no es cuestión de repetir argumentos ya manidos (plantilla corta, desgaste físico en forma de lesiones, etc) y desde luego esto apunta a problemas más serios puertas adentro del vestuario. De lo contrario se podía argumentar parte de lo que yo pensaba decir: que viendo el "tipo" de jugadores que tenemos (veteranos, "cancheros") se daba por descontado un buen puesto en la regular y a pelear a cara de perro en playoff, donde parece claro que podemos competir con cualquier. Parecía, quiero decir.

Creo mucho en las dinámicas en el deporte, tanto positivas como negativas. Las del primer tipo te pueden permitir alcanzar cotas que,a priori, con plantilla y presupuesto en la mano no debieras alcanzar (vaya, Cáceres en el 92 por ejemplo). Las negativas, en sentido contrario, te llevan a perder dónde nunca hubieras pensado que lo harías y conviertes las derrotas de sorpresas a habituales.

Mucho me temo que no es sólo un bajón de juego y que esconde una desmotivación o división interna, en la que por cierto se echa de menos una voluntad aunadora y que alce la voz en el momento difícil (en eso, también fue "reveladora" tu magnífico entrevista a Angulo). Espero que no nuble este final de temporada la ilusión de tener equipo y la justa perspectiva que debemos darle a esto...ayudaría que se hiciesen unos buenos playoffs, partiendo del puesto del que se parta, pero, repito, lo veo ahora bastante complicado.

Por cierto, que el debate sobre los números que habéis abierto (un poco offtopic) merece un análisis más amplio. Y sí, se agradece el intercambio, Javi.

Saludos