viernes, 26 de noviembre de 2010

¿Qué fue de ellos? (y XIV): Martín Fariñas y el resto del cuerpo técnico


Acabamos con Martín Fariñas, adoradísimo aquella temporada y que mantiene su huequito en el corazón de los aficionados cacereños. Hace años que dejó casi cualquier relación con el basket y es jefe de la Obra Social en Caja Rural Extremadura. Vive en Badajoz, pero se mueve bastante, por lo que de vez en cuando nos vemos. Sé que el cariño que nos demostramos es auténtico, como auténtico es todo lo que transmite. Y eso que con él, la primera persona a la que entrevisté, también tuve mi primer gran disgusto en el periodismo. Aquello es agua muy pasada, de todos modos.

Martín, ya lo sabéis, duró trece partidos en la ACB (balance 3-10) y aquella misma temporada la continuó sin mucho éxito en el Oviedo de Primera. Más tarde, estuvo cerca de subir con el Fuenlabrada, que compraría la plaza, aunque de nuevo con poca suerte para él (destituido con balance 3-10, casualidades de la vida). Su última experiencia como entrenador fue en el Círculo Badajoz, con el que hizo una gran temporada 98-99 en LEB, aunque sin el premio final. En el 2000 fue sustituido por Ñete Bohigas a poco de terminar la liga regular y ya no volvería a sentarse en un banquillo, aunque os adelanto que quizás pronto lo haga... por un día.


La carrera de Ñete Bohigas tras ser su segundo la conocéis: se prolongó en ese puesto y luego como primero alternó el éxito y el fracaso, como todo buen entrenador: tras no poder salvar al Círculo del descenso, dirigió a Plasencia, el Cáceres CB de LEB Oro, Burgos, La Palma y finalmente Plasencia otra vez. Asentado en Cáceres de nuevo, parece bastante alejado de los banquillos profesionales, aunque aún es joven y conoce bien este negocio. Ahora es sobre todo comercial, fundamentalmente de energías renovables, aunque sigue de cerca la formación de su hijo y ha colaborado con el equipo del San Antonio en el que juega. También hace sus cosas con la Federación Extremeña.



Sobre el delegado, Juan Luis Morán, escribí extensamente aquí, en uno de los primeros artículos del blog, y cuento más o menos su trayectoria y su papel como pieza importante de muchas cosas de las que sucedieron. Refrendo lo que escribí entonces: me cae mucho mejor ahora que antes. Hace un par de años se jubiló de su puesto en la enseñanza en Almoharín y disfruta de todo el baloncesto que puede.


El preparador físico, Lázaro García, permaneció durante muchos años más en ese mismo puesto, aunque entró y salió un par de veces de él. Funcionario de profesión, ha sido más conocido por su participación política como concejal del Partido Popular, durante dos legislaturas encargado del deporte. Cuando mandaba en los dineros municipales que recibían, los clubs de la ciudad no lo tragaban. Ahora, le echan de menos. Un tipo muy coqueto: me da que siempre se quita años.


El fisioterapeuta, Juanjo Rubio, solamente estuvo en el equipo una temporada más, la primera en ACB. Es dueño de una de las clínicas de fisioterapia más conocidas de Cáceres y tenía mucho trabajo en ella, por lo que lo dejó, supongo que con mucho dolor de su corazón. Aún así, trató a jugadores posteriormente y, como conté, es el gran amigo de Jiri Okac en la ciudad. No hay cosa que le mosquee más que el intrusismo profesional.


El médico, Jesús Pérez Caro, también prolongó su participación en el club hasta bien entrada la década de los 90. Fue bajo el mandato de César García cuando se decidió su salida. Desde entonces le he visto muy poquito. Me dijeron que estaba de médico de familia en un pueblo de la provincia. Lo que más recuerdo de él es que cuando le llamábamos para preguntar por el estado de tal o cual jugador, respondía muy amablemente por lo general: "Ese, ¡ése no tiene ná!".

Aquel equipo también tenía un utillero, Ramón, al que a veces veo por Cáceres, pero no sé en qué trabaja. Él, como todos los que estaban ahí dentro, también fue importante para edificar un sueño.

8 comentarios:

Juan dijo...

Bueno señor, enorme su sección.

Enhorabuena. La he disfrutado mucho. Un abrazo y gracias.

iron dijo...

La reseña sobre Jesús Pérez es correcta, continúa como médico en un pueblo, como viene haciendo desde que dejó el club.

kmc10m dijo...

El médico Jesus Perez Caro esta como médico sustituto por los distintos centros de salud de la Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud de Cáceres. Hemos coincidido en algun centro. Y en alguna ocasión estuvimos recordando varías anecdotas del equipo.

lyman dijo...

Me parece que insinúas que Fariñas no ha recibido todo el crédito que se merece en Cáceres. Yo estoy de acuerdo. Quizás sea que su paso por la ACB difuminó un poco su enorme labor en el año previo, pero creo que su importancia fue capital en el ascenso. De hecho, sobre su trabajo gravitó todo el año el equipo, y asumió una dirección muy inteligente de los cambiosa mi entender (ya han apuntado comentaristas anteriores que determinados jugadores vieron mermados sus minutos durante el año o en algunas fases de la campaña y otros al contrario). No sé, igual como dice D. Vicente del Bosque, el entrenador que gana siempre parece más listo, pero yo me quedo con que construyó un equipo muy fiable y resistente casi de la nada...

...porque, aunque en algunos casos ya lo has contado, podías contarnos con algo más de detalle la genésis del equipo en aquel verano del 91, cómo llegaron a juntarse, no?

Como verás, también me resisto a que termine el "serial".

Un abrazo

juan dijo...

Ramón fue compañero mio de trabajo en Aridos C.G (yo ya no trabajo allí desde hace unos meses). Trabaja como plantista elaborando hormigon en Aljucen. Ya me conto alguna anecdonta sobre todo de la primera temporada en acb, y mas concretamente del quitno partido en Liria (chicas -Green Walker) Si la sabes cuentala, yo no me atrebo por respeto a él.

Juan dijo...

Por aclarar, veo que ha escrito un tocayo... Parece que hay 2 "Juanes"...

Aprovecho el final del serial para pedirte que nos ilustres pronto sobre el partido que se está cocinando para el día 10-dic y de paso que nos cuentes cómo les va a aquellos "ex" que finalmente vengan.

P.D.: Lo vivido el año del ascenso tiene un reverso tenebroso... y es que en el fondo pienso que ese ascenso, la novedad, y la década en ACB hacen que parezca imposible que pueda volver a darse un salto cualitativo y cuantitativo de los aficionados. Y este es un tema muy importante, porque yo creo sólo sería viable económicamente un nuevo ascenso a ACB en Cc, si hubiese una gran masa social detrás...eso podría atraer dinero. Pero hoy x hoy parece lejano.

son of a plumber dijo...

Fenomenal sección y sensacionales entradas, las he ido releyendo todas con detenimiento y gusta saber qué fue de los héroes del ascenso, la mayor gesta deportiva jamás conseguida en esta ciudad por un grupo de humildes jugadores y técnicos que lograron una perfecta comunión con la grada.


Estoy seguro de que en el futuro encontraremos en Bujacocesto algún que otro "¿qué fue de ellos? 2.0" o similar pero a la sección le falta una última entrada, Javier, ¿qué fue de tí?, de quien lo cuenta, estaría chulo que nos contases cómo te cambió la vida o la profesión con ese ascenso, cómo lo viviste y qué es de tí ahora y cómo valoras aquella maravillosa gesta conseguida en el año 92, fecha Centenaria en la que los "Conquistadores" volvieron a poner Extremadura y Cáceres de actualidad, en este caso deportivamente. Aunque todos sepamos más o menos por dónde paras, un "¿qué fue de mí?", molaría mazo, que diría Camilo.


Enhorabuena por el blog y saludos.

Javier Ortiz dijo...

Chicos, chicos... gracias. Tomo nota de vuestras sugerencias, aunque va tocando hablar un poco del presente, ¿no? De todos modos, mañana se sabrán más detalles sobre el partido de "leyendas", con un buen ramillete de nombres como Enrique Fernández, Miguel Angel Reyes, Angel de Pablos, Orenga, Mike Hansen, Corbalán, Tomi Jofresa y Romay...

En particular, la idea de Son me sonroja un poco. No soy de esos falsos modestos que dicen que no les gusta hablar de sí mismos. No. Como todo el mundo, no me resulto indiferente. Pero tengo que encontrar el tono perfecto o se interpretaría mal.

Un abrazo a todos.