miércoles, 24 de febrero de 2010

Guaita/Ginobili: El argentino que se fue y el que pudo venir, pero no lo hizo


Ya no hay más Diego Guaita en el Cáceres 2016, una decisión que, pese a que se veía venir desde hace tiempo --me cuelgo la medalla de haberlo adelantado el 15 de enero con un mítico titular, "El Cáceres se harta de Guaita"-- no por ello deja de ser un pelín controvertida.


Hay parejas cuya función más productiva es provocar en los demás el cruce de apuestas sobre si cortarán o no, o si lo harán pronto o tarde. Algunas veces, por mucho que aparentemente les vaya mal y generen el cuchicheo, ahí siguen, compartiendo la vida. En el caso de Guaita y el Cáceres hay algo profundamente podrido desde casi el inicio, por mucho que en aquella final a cuatro nos encantase con sus triples y su carácter ganador.


Piti incluso veía en él un posible convocado para la selección argentina, ahora escasa de talento, o más bien con un talento envejecido. Porque... ¿qué pívots jóvenes se te ocurren de esa nacionalidad? Que jueguen en la ACB, pues Juampi Gutiérrez, al que Pablo Aguilar parece haberle comido mucho terreno, y Leo Mainoldi (Fuenla), precisamente compañero de Guaita en Burgos.


Como se ha visto posteriormente, las previsiones eran exageradas. Guaita es un gran jugador para LEB Plata, pero no parece digerir bien su papel de complementario en la LEB Oro. Él necesita bolas, protagonismo casi absoluto, y es así como vimos lo mejor de él en la segunda vuelta de la pasada temporada, cuando por las múltiples lesiones tenía que jugarlo prácticamente todo.


Ya a esas alturas estaba a tiros con Hurtado. Dos caracteres fuertes poco predispuestos a tender puentes. Para el entrenador, el pecado --ficharle por dos años de contrato a un precio alto, 90.000 pavos por cada uno de ellos-- acabó conteniendo la penitencia: cuando quiso quitárselo de encima en verano no pudo por mera lógica del mercado, por lo que tuvo que "comérselo" con patatas. El resultado fue el ya comprobado.


Gustavo Aranzana tomó como desafío recuperar a uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla. Ya se sabe: ese aura redentor un poco a lo Phil Jackson (yo puedo reconducir a las ovejas descarriadas), pero cuando alguien no está, no está. De todos modos, el "corte" hay que verlo más como una cuestión de la directiva, "cruzada" con el jugador desde hace tiempo por los motivos explicados --sienten que le deben algo a Piti, en cierto modo--, que del entrenador, al que no le estorbaba tenerle ahí, de cuarto pívot. Guaita no era mal compañero, al contrario de lo que pudiera sospecharse por algunos detalles: mantiene buenas complicidades en el vestuario (Francis, Sanguino) y nunca ha rehuido su trabajo.


Pero el romance, ya digo, estaba roto hace tiempo, más a nivel institucional que otra cosa. Aranzana aceptó largarle únicamente a cambio de que hubiera un repuesto. Y el repuesto era Berzins. Para jugar poco tiempo, bien vale Sanguino, se razona en Oaxaca, y así nos ahorramos algo con el argentino, al menos la cuestión de la Seguridad Social y demás mandangas.


Como este humilde blog también mira un poquito al pasado, aprovecharé para recordar una película que hace unos tres años conté en el periódico y que alguno desconocerá: otro argentino --éste mítico-- pudo fichar por el Cáceres CB en su momento. Su nombre quizás os suene: Manu Ginobili. Paso a autoplagiarme un poco, ala.


El jugador de los Spurs pudo ser del Cáceres CB en 1995, cuando era una promesa de apenas 17 años. La historia resulta extremadamente curiosa. Ocurrió en el verano de aquel año, cuando Ginobili era jugador del Andino La Rioja, en su localidad natal de Argentina, y deseaba dar el salto a Europa para mejorar su nivel. Su entonces entrenador, Oscar "Huevo" Sánchez --uno de los más prestigiosos del país-- tenía una gran relación con Manolo Flores, que era entonces el técnico del Cáceres. "Me llamó y me dijo que tenía a un jugador increíblemente bueno y muy joven que quería dar el salto", recuerda el emeritense.


El acuerdo económico estaba prácticamente cerrado, pero había que viajar a Argentina para ver al Ginobili en acción y sellarlo definitivamente. Cuando el desplazamiento de Flores y el presidente verdinegro, José María Bermejo, estaba ultimado, hubo complicaciones de fechas y quedó aplazado.


Ginobili acabaría marchándose después al Reggio Calabria italiano, de donde pasó a la Virtus de Bolonia --con el que fue campeón de Europa-- y posteriormente a la NBA. "Con el tiempo lo piensas y fue una lástima, pero en este mundillo a veces pasan cosas así", añadió Flores. Lo más curioso es que seguramente Ginobili no hubiese jugado en principio en el Cáceres, sino que hubiera entrenado con el equipo, lo que compatibilizaría con una cesión al Plasencia o al Doncel, por entonces clubs vinculados.


Esto sí que es hilar dos historias. Lo demás es cuento.

6 comentarios:

lyman dijo...

Desde luego, has buscado una conexión dónde nadie la hubiera visto...

Lo de Ginóbili me resulta completamente nuevo; nunca había oído la historia, ni por rumores ni anécdotas ni nada similar...supongo que es una de esas "intrahistorias" que conocen pocos, y sólo se manifiestan en caso de que el jugador destaque ("Manudona" vaya sí lo ha hecho¡¡)...te agradezco la breve historia, me ha entretenido.

En los foros he visto mucho revuelo con Guaita, y creo que tu punto de vista está más que cercano a la realidad. No veo a Aranzana forzando esta salida ni peleando mucho por mantenerlo (es más listo que eso). Había cuentas pendientes con algún directivo y han decidido darle "boleta"...no sé si han acertado, pero a mí personalmente Guaita ha sido el jugador que más me ha desesperado como espectador. Excepto aquella racha del final de la pasada campaña (que además coincidió con la ausencia de los 2 americanos interiores), su paso por Cáceres se resume en una palabra: indolencia.

Las carencias defensivas han sido manifiestas, observando en ocasiones un comportamiento insolidario que enervaba a compañeros y entrenadores; su tiro exterior ha sido errático; su posición en ataque se basaba demasiado en comportarte como un "exterior" (no es la Leb Oro una liga para 4 de ese calibre, en mi opinión, y más este año con la distancia nueva)...en definitva, ni ha asomado la mitad de lo que apuntaba ni creo que tenga tanta calidad como él mismo cree. No lo veo como una pérdida sensible para el equipo...

Ahora la cuestión económica de mandarlo a casa o de tener una ficha de un "parado de lujo" no la voy a comentar...entiendo que los que apuestan por el basket no van a tirar piedras sobre su tejado, y que el deporte profesional poco tiene que ver con el resto de ámbitos laborales, y este es un tema que se presta demasiado a la fácil demagogia de unos pocos...

Saludos

Anónimo dijo...

JAVIER ORTIZ SOS UN PERIODISTA MEDIOCRE UN CONSEJO CRECE...
Y DEJA DE INVENTAR CULEBRON DONDE NO LO HAY SALUDOSA TU AMIGO PITI ,SON DOS IDIOTASSSS SON AMIGOS

Javier Ortiz dijo...

¿Respondo o lo borro?

Anónimos insultantes... Baj...

Macario dijo...

Vaya con la historia... Hubiera sido tremendo ver por Cáceres a Ginóbili... El deporte tiene estas cosas... Mi cuñado me recuerda cada vez q vamos juntos al Calderón que el Barcelona ofreció cambiar a pelo a Pablo por Iniesta... Ya ves!!

Mi opinión en el tema Guaita va un poco en contra del sentir mayoritario. He estado viendo sus números y valoración de este año, y, con las excepciones del voluntarioso Naymick y Cherry -cuyos números globales son sensiblemente superiores al resto-, teniendo en cuenta los minutos de media jugados por los jugadores del equipo, Guaita está en consonancia con el nivel discreto de la plantilla.

Otra cosa es que, -efectivamente,- visto lo que cobra, no produce " lo que debiera", y según dicen su actitud no fuera la correcta. De esto último no puedo hablar porque para eso hay que vivir el día a día del club.

No sé si al club en lo económico le habrá merecido la pena; pero creo que en lo deportivo era un lujo tenerlo como cuarto pívot. Es más, creo que su baja se dejará sentir especialmente si Berzins, Naymick o Taggart se lesionan.

Reconozco que tras ver a Guaita en la final a cuatro de Cc, me pareció mucho mejor jugador de lo que me parece ahora, pero creo en definitiva que suma más que resta. Sé que lo que apunta Lyman, con el que he hablado del tema en alguna ocasión, es el sentir mayoritario, pero cuando leí la noticia en el periódico, pensé que no era una "buena noticia" para el Cáceres. Espero q le vaya bien.

Saludos.

P.D.: No me cae ni mal ni bien el TAU, pero de los 4 días que pasé en el espectacular BEC sobre todo me impactó la actitud de su afición... Animan sin parar... todos... y todos son muchos... Jóvenes, mayores, chicos, chicas, todos con camisetas rojas y/o blancas... un espectáculo... Era un ambiente que me recordaba a las mejores tardes en la ciudad deportiva o en el "Quinto" ( el único borrón, para mí, fueron los pitidos al rey... sentí vergüenza, pese a no ser yo muy fan de la Corona...)

Macario dijo...

No hagas caso hombre... Yo lo borraría, que es un blog y uno no tiene por qué aguantar insultos...

lyman dijo...

¿Respondes o respondemos?

Déjalo ahí...además se califica sólo con esa caligrafía, jajaja.

Lo de crecer no irá con segundas, no? Éste no ha visto jugar a Muggsy Bogues...

Por cierto, nadie en Cáceres sabía de tu amistad con Piti...ahora me dirás encima que estudiaste en ese antro del "San Antonio"...paíss, diría Forges¡¡ Un abz