jueves, 27 de diciembre de 2007

Jordi Soler, carta 7d, número Katorce




Uno de mis grandes vicios (confesables) es el eBay. Normal sabiendo que me gusta coleccionar pequeñas cosas de baloncesto, sobre todo revistas antiguas y álbumes de cromos. Además, se suelen encontrar curiosidades imposibles de conseguir en las tiendas que muchas veces son baratas. Mi última compra han sido unas barajas de cartas: una de fútbol, otra de la NBA y dos de la ACB (una de la temporada 85-86 y otra de la 93-94). Como imaginaréis, y supongo que alguno tenéis alguna, hay algunas fotos descojonantes. Un placer para un "friki" como yo.


Me centraré en la baraja 93-94 y en el hombre del que os voy a hablar. Ya le habéis visto en la foto: Jordi Soler Esperalba, la carta 7d. El otro representante del Cáceres CB en el mazo es Raymond Brown, pero a mí me parece más importante Soler, un hombre fundamental en el despegue del club en la segunda temporada en ACB y que tuvo un periodo aquí desgraciadamente (para todos) breve, porque pudo haber marcado una época. De hecho lo hizo.


Apodado el "Petrovic de bolsillo", durante una época fue la perla de la cantera azulgrana. Hijo de Josep María, exjugador y entrenador en los 60 y 70, me reía mucho cuando Manolo Flores me contaba que lo había tenido en brazos de pequeño. Debutó en ACB muy joven, pero Nacho Solozábal le cortaba el paso a cualquiera. Así es que buscó las castañas fuera de casa: Manresa, Murcia... y Lliria, donde fue derrotado por el Cáceres en el mítico "play off" de permanencia de mayo del 93. En la ciudad valenciana se comentaba con muy mala intención que ya había fichado aquí cuando se jugó aquello. Seré un ingenuo, pero no me lo creo...


Soler llegó a Cáceres y desde el principio impuso la dictadura de su juego: inspirado buena parte de las veces, imaginativo otras tantas, quizás algo débil defensivamente, pero siempre rentable, siempre generador de sensaciones. Qué buena mano tenía. Juan Carlos Navarro me recuerda bastante a él. Tan bien jugó aquí que Lolo Sainz le hizo debutar en la selección absoluta y parecía que podía convertirse en el base de España, que en aquel momento dudaba entre gente como Rafa Jofresa, Nacho Rodríguez, Nacho Azofra o Pablo Laso. Pero solo vestiría "la roja" un par de veces.


Era... digamos, muy suyo, muy especial, capaz, por ejemplo, de tener el contestador de su casa de Cáceres en catalán. Siempre necesitado de cariño y de protagonismo, de ser la Lola Flores del equipo. Por eso aguantó tan mal que Sergei Bazarevich llegase sustituyendo a Nebojsa Ilic en la segunda temporada y él pasase a ser escolta, donde podía sobar menos la bola. Con el ruso sus relaciones no pasaron de frías. Entonces seguramente maquinaba ya largarse a la primera oportunidad, aunque su rendimiento e implicación no disminuyeron. Todo lo contrario.
Pero el Murcia estaba dispuesto a recuperarle al precio que fuese. Y lo hizo.


El verano del 95 lo recuerdo como el del culebrón de Jordi Soler. El Cáceres estuvo hábil recurriendo al derecho de tanteo (igualando la mejor oferta se quedaba) y forzó que el Murcia pagase nada menos que 10 millones para que el jugador pudiera ser suyo. Hubo palabras muy feas entre presidentes y la imagen de Jordi se deterioró un poco ante la afición por ese empeño suyo por irse cuando en teoría era tan feliz entre nosotros, tan jugador le habíamos hecho entre todos.


Tanto le queríamos que aprendimos a olvidarle 17 días y... 500 millones de noches. No sé, nunca volvió a haber aquí un base tan creativo, tan decisivo, por mucho que molasen Bruno Hamm y Pepe Arcega. En el pecado tuvo la penitencia: en Murcia le fue realmente mal. Aunque empezó jugando con el mismo nivelazo, protagonizó dos escenas realmente escalofriantes que le fastidiaron el invento y puede que la carrera: su propio compañero Bobby Martin (que acabaría aquí unos años más tarde) le agredió durante un tiempo muerto harto de llevarse la bronca y, semanas después, se dio un impresionante golpe que le provocó convulsiones e hizo temer lo peor. Tuvo una fisura en el cráneo, nada más y nada menos.


No volvería a ser el mismo. Dicen que ya le dio miedo repetir aquellas "suicidas" entradas a canasta. El caso es que el Murcia el verano siguiente le largó a Fuenlabrada en ACB con Martín Fariñas (96-97) y luego nada. Jugó en su ciudad, Mataró, hasta que le reclamó el Melilla, pero nada... Según me contó Felipe Fernández, probablemente su mejor amigo en Cáceres, le llamaba en la 97-98 (el del "casi descenso" en Ourense) y le decía: "¿de verdad que no podría yo ayudar allí?". Así es fácil especular con que se arrepintió de marcharse, pero en la vida uno debe asumir las consecuencias de sus decisiones y es de hombre tragarse la lluvia cuando escoges salir de casa sin paraguas.


Seguramente harto de baloncesto, se retiró en 1999, con apenas 30 años. Un desperdicio, sobre todo viendo todo lo que han durado en esto algunos gañanes. Hace poco hablé con Manolo Flores sobre él y me contó buenas y malas noticias. Se le murió el padre recientemente y coincidieron en el entierro. Jordi estaba triste, pero entero, y habló con felicidad de la época de Cáceres. Parece que el malestar que tenía con su entrenador por aquella decisión de Bazarevich lo ha borrado el tiempo. Ahora dirige con éxito la empresa familiar de impermeabilizaciones que, curiosamente, se llama "Katorce", el número que lucía como verdinegro. Hace poco ha firmado un convenio de colaboración para ayudar económicamente al Mataró, lo que podéis ver en la otra foto. No parece que esté muy "cascao". Seguro que se cuida.


PD: La baraja que me ha servido de excusa tiene 32 cartas. Aparte de Soler y Brown, contiene a otros cinco jugadores que luego jugarían en el Cáceres: Orenga, Arcega, Sallier, Rivas y Laso. O éramos un "grande" o un "cementerio de elefantes". O las dos cosas...

16 comentarios:

J. @ntonio Bol@ Gonz@lez dijo...

Leo todas tus entradas en el blog y me sorprende tu sabiduria en todos estos temas asi como la informacion que nos das en todo lo referente a ese pasado que tanro se esta ansiando ahora que tenemos elite de nuevo en Caceres.
Gracias Ortiz por todo. Un abrazo

Javier Ortiz dijo...

Gracias a ti y a vosotros por seguirlo, al fin y al cabo internet es compartir y yo comparto esto que (parece que) manejo tanto, fruto de 15 años en el asunto. Yo lo veo más como un complemento de mi trabajo en el periódico y en los otros medios en los que colaboro, en los que me centro más en la actualidad. Aquí no renuncio a ella, pero creo que es bueno recuperar o no olvidar historias del pasado. Hay quien me reprocha que ya está bien de mirar atrás, que ya no estamos en la ACB y que tenemos que digerirlo para poder construir un baloncesto actual fuerte, pero yo no estoy muy de acuerdo. La inspiración de lo que una vez fuimos debe ser uno de los componentes de la aventura, creo yo, aunque sin perder la perspectiva.

He añadido algunos links con varias de mis webs y blogs favoritos, entre los que está el de Bola, por supuesto. Me encanta saber lo que piensan los aficionados.

iron dijo...

Cuando Jordi Soler estaba inspirado se vivían momentos realmente mágicos, esas "grandes noches" allí abajo que recordaremos toda la vida. Vaya dos años que hizo. Además no se ha vuelto a ver aquí ningún jugador con esa forma de jugar, por instinto, tirando de imaginación (Flores también era el entrenador ideal para esto, daba mucha libertad en este sentido). Ahora me paso el balón por la espalda, ahora me tiro un triple en el contraataque, me la paso entre las piernas y rectifico en el aire... era un nivel superior. Realmente dominaba los partidos.


El golpe que se dió en la cabeza lo recuerdo perfectamente, fue con el propio Bobby Martin, compañero suyo y con quien ya había tenido el problema que comentas. Tengo las imágenes grabadas, en directo no es una acción de una violencia extrema, el golpe no hacía presagiar las consecuencias que vendrían después.

Lo tenía absolutamente todo, pero era un poco rarito, le faltaba una mentalidad mas dura. Contaban que su mujer, creo que era chilena o algo así, también era de armas tomar. Su caída en picado, del todo a la nada, me recuerda a casos como Ralph Sampson o, salvando las distancias, David Sala.

En cualquiera caso un lujo y el base más importante de la historia de nuestro club. Por cierto que años después (97/98) coincidiría de nuevo con Ray Brown en la primera temporada del Fuenlabrada en ACB, con aquel uniforme blanco y celeste, donde curiosamente también estaban Abrines y Martín Fariñas.

Lo de Bazarevitch es otra historia, estaba clarísimo que ese no era el tipo de jugador que necesitábamos, pero yo estoy seguro que al ponerse a tiro un tío de esa categoría no quisieron dejarlo pasar.

iron dijo...

Por cierto, hay un partido brutal de Jordi Soler en la temporada 94-95 que nos televisa TVE contra el Joventut, que fue un choteo total a los hermanos Jofresa. EL Joventut era el por entonces vigente campeón de Europa, pero se encontraba en una situación lamentable, con Pedro Martínez en el banquillo y americanos de medio pelo Howard Wright, Ebeling que fue cortado, Markovic recién llegado, Keith Owens ("...de momento, un saco de cemento" le decía el maestro Trecet) y unos nacionales desquiciados. Nos fuimos al descanso 20 arriba o por ahí, y Trecet se preguntaba quién debía ser el base de la selección española habida cuenta de lo que se estaba viendo en la pista - Recordemos que tanto Rafael como Tomas ya eran internacionales, y que el "chinazo" del mundial de Canadá estaba todavía muy reciente.

Por cierto, Soler llegó al Cáceres al mismo tiempo que debutaba Harper Williams en la ACB con el León.

son of a plumber dijo...

Estoy de acuerdo con Iron, sin duda el mejor base que ha pasado por Cáceres y eso que hemos tenido varios con potencial como Pritchard o Bazarevich pero base creativo como Soler, la verdad, ninguno.

Como bien dice Iron, esos triples en contragolpe eran tremendos y es que era un base capaz de crear juego pero también de levantarse y tirar con suma facilidad.

Pero por lo que siempre recordaré a Jordi Soler era por su control del partido, en muchas ocasiones subía el balón andando y es que no hace falta coger la bola y salir a carajo sacado para después llegar a los 6,25, tenerte que dar la vuelta para tener perspectiva y marcar jugada, de esos hemos tenido uno cuantos.

Subía la bola con una tranquilidad como de sentirse superior y de saber qué hacer con ella en cada momento y no me cabe duda de que en esos dos años fue el mejor base nacional de la liga ACB de largo, fue una suerte disfrutarlo.

Ya casi no me acordaba del calificativo que se le dió en sus inicios: "El Petrovic de bolsillo", gracias Ortiz por refrescarnos la memoria, y sí, tuvo mala suerte de encontrarse con Solozábal en el Barcelona. De hecho creo que toda su carrera estuvo marcada por la mala suerte:

- el tener que salir del Barça por lo antes comentado

- el tener que jugar en equipos pequeños como Lliria, Murcia o Cáceres

- el que a pesar de sus buenos números y estupendo juego no le tomasen demasiado en serio para vestir la roja, una lástima porque literalmente se "meó" encima de los mejores bases de la liga cuando se enfrentó a ellos.

- el encontronazo con Martin y su posterior deambular hasta su prematura retirada.

Una lástima cómo acabó, muchas veces he pensado cuántas veces se habrá arrepentido de haber dejado el Cáceres, quizá por eso, como apuntaba Javier, quiso volver, para reencontrarse consigo mismo, pero entonces ya distaba mucho del base que nos regaló dos fantásticas temporadas.

El partido del Joventut que Iron recuerdas no será uno en el que Trecet en vez de Jordi Soler le estuvo llamando Antón Soler durante toda la retransmisión???? que fue el mismo en el que cuando sale Toni Pedrera, confundiéndolo con su hermano, va y dice que es un estupendo tirador de tres. Esas fueron dos perlas que soltó el comentarista de TVE, una Televisión que nos ignoró, tanto en España como en Europa, cuando tuvimos nuestro mejor momento.

De lo que dice Javier, ¿fuimos grandes o un cementerio de elefantes?, supongo que las dos cosas; durante dos o tres temporas si no fuimos grandes por lo menos jugamos como si lo fuéramos y luego, como todo equipo pequeño al que le faltan las pelas pues sí que fuimos cementerio de elefantes para algunos de los que habían sido de los mejores jugadores de la liga, sólo espero que Harper cuando aterrice en Barajas no tenga cara de elefante.

Una gozada recordar a Soler, la verdad es que el cabreo que tuve cuando se fue a Murcia me pasó hace tiempo y por encima de eso y de lo rarito que era siempre le recordaré como el mejor base que tuvo el Cáceres, sin duda, un jugador COLOSAL.

P.D. Esto es para Javier Ortiz, una dudilla, ¿no se fue a jugar a Sudamérica una temporada años después de dejar él Cáceres?, es que creo recordar que salió publicado en algún sitio pero no consigo acordarme del todo o, quizá ya estoy mezclando noticias, en fin, resaca Navideña pues.

Por cierto, en la wikipedia coinciden en que su mejor etapa fue la de Cáceres:

http://es.wikipedia.org/wiki/Jordi_Soler

FELIZ NAVIDAD.

Javier Ortiz dijo...

Iron y Son, vuestros matices enriquecen mucho este blog. Gracias.

Respecto a lo que pregunta Son, no me suena en absoluto que Jordi se fuese a Suramérica. Como dices, quizás estás pensando en otra historia o dejándote llevar por el hecho de que su mujer era chilena, una antigua jugadora de voleibol, por cierto.

iron dijo...

No sé si fue ese partido, son, o quizás fuera alguno de la temporada anterior. Hace mucho que no lo veo.

La verdad es que esas anécdotas fueron muy comentadas en su momento, y yo pienso que debieron ser del primer partido que retransmieran en TVE con Soler y Pedrera (o sea, la temporada anterior a la que nos estamos refiriendo).

iron dijo...

Nos viene de perlas aquí el vídeo que ha colgado Esther sobre el tercer partido del playoff contra el Pamesa (cuarto partido en realidad, si contamos el esperpento aquél del playoff de corrección) en el que logramos la primera clasificación para Korac.

http://es.youtube.com/watch?v=CYVW2yaybVw

Quizás lo exitoso de la temporada y el final feliz nos han hecho olvidar la dificultad y el mérito de aquella gesta, la cosa estaba realmente chunga chunga. El partido de corrección lo ganamos fácil, pero luego en el playoff de octavos de final, que era al mejor de tres partidos, ellos ganaron el primero aquí en Cáceres con un coast to coast sobre la bocina de Ruiz-Lorente. El segundo partido en Valencia, con todo a favor para ellos, fue un logro histórico, de los partidos más importantes de nuestra historia (algo similar al segundo del playoff contra Prohaci). El tercero ya se ve en el vídeo, no lo podíamos perder.


Y luego en cuartos contra el Joventut... ellos venían de ganar la Liga Europea, les hicimos el pasillito y todo... y les pudimos dar un buen susto y colarnos en semis, les pillamos con la resaca de las celebraciones todavía. Perdimos en Badalona el primer partido de dos puntos, pero fuimos ganando bastante rato. Si llegamos a ganar esa tarde...

Total a lo que iba, que el vídeo se pueden ver varias de Soler :D

El verdugo dijo...

Un saludito desde Huelva. Me encanta este blog.

A ver si un día tocais historias de 3 players que estuvieron por Huelva y luego por Cáceres (hubo más, por ejemplo Pablo Martínez, Mike Hansen...) que no son otros que Voise Winters (que estuvo en Huelva de joven, en nuestra primera incursión en 1ªB, alla por el 88, y que era un jugón y clavadito a Dominique... curioso fue despues verlo en TAU y Cáceres sin cuello y mucho más gordo pero con los mismos muelles y mucho oficio), Jofra Lleal (que vino cedido a Huelva con 17 años y era una moto, un auténtico cabra loca) y el gran, el ínclito, el inconmensurable Felipe García, heroe del ascenso a 1ª B y que completó un par de temporadas formidables en Huelva.

Ahí queda.

Un abrazo y a seguir así, que el blog es fantástico.

iron dijo...

Joffre Lleal nos hizo un hijo la semana pasada cuando vino con el Prat, y eso que tampoco es que se estuviera saliendo precisamente el resto de la temporada. Habrá tiempo para hablar de ellos tres, sobre todo de Felipe García, que no sabía que había jugado allí. Un saludo y bienvenido.

Javier Ortiz dijo...

Jejeje... Aparte de lo escalofriante de ese nick (El Verdugo... da como cosa, ¿no?), gracias por entrar y decir cosas tan chulas. Se ve que eres otro nostálgico del basket de los 80 y 90 y tienes mucho que aportar, como hacen Iron, Son, Wruk y varios habituales más de este espacio.
Sí que voy a hablar de Felipe pronto. Muy pocos jugadores en el mundo (y no exagero, incluyo NBA) pueden presumir de ese juego de pies tan precioso en el poste bajo.
De Joffre recuerdo que en su temporada en Huelva, que fue la del ascenso a ACB del Cáceres, acabó dándose de "yoyas" con Gaby Abrines (que era un buenazo) en un partido.

Hay tantas historias... Pero lo bueno es que también hay muchos días por delante. Os adelanto que, si cierro un detallito, la última entrada del 2007 será bastante especial: nos ha escrito un ex jugador norteamericano del Cáceres.

kmc10m dijo...

J.O. como sigas (sigamos) asi el proximo erudito en escribir sera Pedro Ferrandiz y te publicara un libro que guardara en su fundación con toda la enciclopedia que gracias a ti estamos haciendo entre todos aqui.

JORDI SOLER, el segundo Jordi de Cáceres, el otro es "San Jordi Freixanet" (del que habra que hacer un capitulo especial) que 2 años nos dio recuerdo que en la presentacion de su primera temporada aquí se publico en el Periodio que era un equipo menos espectacular pero más practico. Un entrenador, Manolo Flores, de la tierra pero que había emigrado muchos años atras, con poca experiencia como primer entrenador (sustituyo durante unos meses creo que a Maljkovic) pero con mucha sapiencia y años enlos banquillos como segundo. Escogio varios hombres de lo que era la 1ª B Brabender, Iñaki Rodriguez, Pedrera, Almeida (Q.e.p.d) etc..

Sin Jordi Soler se perdieron los 5 primeros partido, bueno miento creo que jugo algunos minutos ante Unicaja en casa pero renqueante aún. A raíz de empezar a jugar con normalidad parece que el equipo empezo a funcionar, el serbio Ilic las comenzaba a enchufar y el Cáceres a ganar en una competición dificil de explicar(2 partidos contra unos equipos 1 contra otros, play off correcion, play off normales etc)
NO mencionare algunas de sus porque Iron y Son ya nos han dado una catedra.
Recuerdo la pitada a Soler el día que volvío a Cáceres con el Fuenla (1ª jornada de liga 96-97) gran ovación a Fariñas, Brown y Abrines pero al base de Mataro por aquello de irse y de la manera que fue, se le tributo una pitada de ordago.
Creo que recordar que el verano del 95 se decía que su mujer era jugadora de voley y que aquí no habia equipo para jugar ella y que tenía una oferta para jugar en Murcia y que el representante arreglo el contrato de Jordi para jugar en tierras pimentoneras. Y claro ya se sabe mandan mas dos tetas que dos carretas.

A Jordi Soler lo tengo en mi equipo ideal de la historia del Cáceres. Propuesta que te hago Javier que hagamos cada uno nuestro equipo ideal de la historia del Cáceres logicamente ateniendonos a unos parametros logicos:
1 3 extranjeros
2. 3 bases 4 escoltas-alero
3. 4 alapivots y pivots
Lo hice hace unos años con algunos compañeros y todos coincidiamos en 7 u 8 jugadores los ultimos eran más complicados. Una de las cosas más complicadas viene por el tema de elegir los tres extranjeros

Anónimo dijo...

muxo buen jugador pero mal pagador a dejado en la ruina a todos los empleados de la empresa que le dejo su padre(que en paz descanse,una persona como pocas)dandose a la fuga ,a chile concretamente,o sea que lop pongais a la altura de un crack sino a la de un chorizo

Anónimo dijo...

paga lo k debes

Anónimo dijo...

buen jugador mal pagador da la kara mamon

Anónimo dijo...

hijo de puta