viernes, 7 de octubre de 2011

Ucronía


"Me gusta mucho leer". Hace diez años, Mario Segalás, Luis Clemente y yo nos reíamos bastante de un futbolista del Cacereño al que le ponía mucho presumir de lector. La gente joven solo lee a Harry Potter y la literatura en general será algo pasado de moda, un vestigio de los viejos tiempos, pero sigue vistiendo mucho lo de leer libros, o hacer como que los lees. Mucho más que si dices "me gusta el cine" y no digamos ya "me gusta la música" o "los videojuegos". Nadie presume de estar en internet todo el día, que es lo que hacemos todos. Leer es leer, uno se las da de intelectual, lo sea o no, y eso no tiene precio, aunque luego te arriesgues a que se carcajeen de ti a tus espaldas por esa pretensión cultureta.

Es que en realidad hay tanto que leer (y tanto bueno) que es muy difícil alardear con razón de ello. Gente con auténtico dominio del mundillo hay muy pocos. Un libro necesita dedicación, ponerle de tu parte. Y tiempo. No es un consumo tan facilón como una peli (por mucho que sea de Kieslowski) o un disco (pongamos Mercury Rev). Y sobre el arte, ir a museos es solamente echar un rato mientras tus pies te presentan la dimisión, generalmente cuando eres turista y vas tachando "sitios a los que ir obligatoriamente antes de que el avión salga de vuelta". En los museos me siento como en el Atrio: sé que lo que me ponen por delante es la hostia, pero no sé disfrutarlo.

¿Esto no era un blog de basket? Un poco sí. Hablaba de lo de leer porque siempre me ha fascinado el concepto de ucronía (pinchar aquí al respecto). En suma, libros que tratan de "qué hubiera pasado si...", realidades paralelas, momentos que hubiesen cambiado la historia. Estos últimos días he terminado de volver a leer "El hombre en el castillo", quizás la novela más representativa de esta historia: Alemania y Japón habrían ganado la Segunda Guerra Mundial y dominarían el mundo. Divertido, aunque a Philip K. Dick se le va la pinza a veces.

Nuestra ucronía favorita en el baloncesto cacereño, y más cuando dentro de unas horas llega el León, es "qué hubiera pasado si se hubiese ganado la Copa del Rey en 1997". ¿Sería el panorama totalmente distinto al de ahora, el club no hubiera desaparecido, no habría que haber reconstruido todo desde cero? El "what if" es un ejercicio algo desasosegante, con múltiples posibilidades, casi tantas como cerebros humanos que lo realicen.

Hay quien dice que todo habría cambiado, que tener un título de ese prestigio hubiese asentado al Cáceres CB en el basket español, le habría asegurado una estabilidad de cara a los patrocinadores (locales) de la que luego careció. Todo el mundo sabe que Caja Extremadura estaba deseando quitarse del medio y lo logró el año siguiente. ¿La hubieran dejado con un torneo tan reciente en las vitrinas? No lo sé.

Quizás todo hubiese seguido su curso negativo hasta unos años después y el desastre final. Lo que había era lo que había. De hecho, el Manresa ganó una liga y luego descendió dos veces a la LEB. Pero siguió adelante, no ha tenido que refundarse como club, ha ido sustituyendo el TDK de aquella época por otros patrocinadores como Ricoh y Assignia. El caso del Joventut es extremo: un palmarés glorioso, unas deudas brutales y ahí continúan.

Sí, a mí también me gusta mucho leer.


PD: Buena la foto, ¿no? Cosas de las realidades y las ucronías. Unos años después, el odiado Julbe se convertía en el nuevo (y muy temporal) mesías de un Cáceres ya crepuscular.

5 comentarios:

Alfiz dijo...

Querido Javier, sin acritud: en tu irreprochable texto ¿no te parece que traicionas algo de ese radicalismo de la moderación con el que tú mismo te sueles definir?

"nos reíamos bastante de un futbolista del Cacereño al que le ponía mucho presumir de lector" (a menos que haya una intrahistoria del personaje en cuestión, que no desvelas, sugiere cierto cliché antagonista 'futbolista-lector')

"La gente joven solo lee a Harry Potter" (bonita generalidad aunque tal vez sean muchos más los que no leen ni al mentado)

Por lo demás, gracias por publicar.

Javier Ortiz dijo...

Estimado Speer del Vivero:

Me gusta la moderación. No veo mejor camino para no molestar a nadie y al mismo tiempo hacer razonablemente mi trabajo. Pero es cierto que a veces me pongo un poco faltón, "enfant terrible". Es un papel en el que en ocasiones me siento cómodo, sobre todo si no hay daños a terceros, como es el caso.

Lo realmente gracioso de la frase del futbolista era el contexto: el Farmacia de Guardia, los jueves por la noche y Chayanne como BSO. A veces son los deportistas los primeros que no tienen en luchar contra el desinterés de su estereotipo. Este verano, en una presentación de otro del Cacereño, el tío, a la pregunta de "¿cómo se define como jugador?" soltó un increíble "el que quiera saber cómo juego, que venga al campo".

Harry Potter. Reconozco que hasta me he pasado de ácido. A muchos niños les ha mostrado el placer de la lectura, puede ser un buen inicio. Nosotros empezamos con el Barco de Vapor. Pero no sé, lo tienen demasiado difícil. Ahora tienen muchas alternativas que obligan a pensar menos.

Encantado de tenerte por aquí.

Juan dijo...

Para todos aquellos que de vez en cuando os asomáis por aquí, esta entrada de Javi explica el porqué de la complicidad entre Lyman y el autor del blog. Menudo homenaje le has hecho con las menciones a Kieslowski, Mercury Rev o Philip K. Dick… Vaya crack que estás hecho… Cómo os gusta!! Ahora el hermano de Lyman se estará despollando.

Entiendo que cuando dices que “uno se las da de intelectual”, estás reconociendo que te las das de intelectual. Lo cual te honra escribirlo, porque realmente lo piensas. Y no seré yo quien discuta tu versión cultureta, que sin duda la tienes.

No sabía el significado de “ucronía”, y agradezco la explicación. No creo que la victoria cacereña hubiese cambiado mucho el desenlace de las cosas. Quizá hubiese alargado algunos años el tema de las ayudas...pero llegó un momento en que la afición pareció ir desinflándose.

Bueno chaval me aptc mucho ver el partido de hoy.

Te ha quedado una entrada muy maja. Tienes recursos de buen columnista… Sabes sobre qué escribir, aun cuando la actualidad no dé para mucho más.

Abrazos y ojo a Robles.

lyman dijo...

Juan, Juan, Juan...eres un mito...

Esta entrada (muy, pero que muy "meta", es innegable) demuestra una de mis teorías sobre el blogger, que él mismo me refutó in live in person...por eso no la repito aquí, y porque si no va quedar esto muy "autobombístico" (J. Ortiz dixit).

Philip Roth y su "La Conjura contra América" me parece el mejor ejemplo de ucronía que he leído, cuando describe una USA desquiciante y paraonica si hubiesen negado la entrada en la 2ª Guerra Mundial a favor de los aliados y hubiesen iniciado su propia persecución de los judíos...a mí es que Dick siempre me parece un poco excesivo, pero sólo he leído sus cuentos ("Sueñan las ovejas...?)...perdonadme, que se me va, se me va... es que a mí tb me gusta leer e igualmente he sido futbolista (bueno, vale, sólo en la Ciudad Deportiva, pero he tenido el mismo rendimiento que Guti en otras lides...)

Las veces que me habré preguntado si aquel infausto lunes hubiesemos frenado al c***** de Xavi Crespo. En el fondo, creo que no hubiese cambiado nada a posteriori, y casi que el paso de Julbe por Cáceres después lo confirmó. Pasión irrefrenable, nos montamos en la ola de triunfos, pero nos desengañamos pronto. Tenemos un amigo común que dice que la hinchada cacereña no es buena, que sólo le gusta la victoria, y además, en casa, como si fuera una afrenta jugar mejor en otras canchas. No sé, no sé.

No he podido ver el partido ni en feb ni en Canal Extremadura, pero tengo unas enormes ganas de verlos en acción. Alguien que explique el bajón de ese último cuarto??

Saludos pseudo-intelectuales (que diría Mou)

Javier Ortiz dijo...

Ay, chicos, chicos. Cuánta sabiduría y cariño mezclados...

Lo más fascinante de todo este asunto es el siguiente, aunque os vaya a destripar la novela. "El hombre en el castillo" no va únicamente del "qué hubiera pasado si...". Dick al final nos da a entender que hay distintas realidades paralelas, que algunos protagonistas acaban descubriendo que ciertamente fueron los aliados ganaron la guerra y que ellos habitan en un limbo intermedio, el de las cosas que pudieron ser y no fueron. Las borrosas fronteras entre lo real y lo ficticio.

Así es que quizás el Cáceres ganó aquella final de Copa del Rey y esté disfrutando todavía de ello en otro universo, a punto de iniciar esta tarde su decimonovena temporada en la ACB contra el Estudiantes. Y nosotros aquí, pensando que perdió en León.

Qué camino más peligroso. Quizás la canasta de Freixanet no entró, el Prohaci no perdonó en el quinto y en realidad el Cáceres Progemisa juegue mañana por la mañana contra el Dribling en el Municipal.