martes, 26 de octubre de 2010

Defensores de la ley

Un tema que me fascina es qué hacen los jugadores después de ser profesionales del baloncesto. Me refiero a los que no se hacen entrenadores, directores deportivos o siguen vinculados al mundillo, sino los que regresan a la “vida civil” con trabajos normales y corrientes como los de (casi) todos nosotros. Sin ir más lejos, José María Panadero ha entrado hace poco a dar clases de Educación Física a bestias como mi sobrino de 9 años en las Carmelitas. Es un tío que, con su retranca aparte, se ha sabido labrar un porvenir (estudiando una carrera, Magisterio) para cuando el baloncesto le abandonase. Porque no muchos son los que ganan suficiente pasta (y saben administrarla) como para vivir de las rentas. Hace no mucho contaban que Abdul Jelani, un mítico americano de la ACB en los 80, estaba en un hogar para “homeless” en Milwaukee. Los casos son innumerables. Y es que por que se te dé muy bien algo (el basket) no quiere decir que lo demás se te dé exactamente igual (la economía).




Hoy me voy a centrar en dos ex del Cáceres CB que han elegido profesiones bastante particulares, “especiales”: las que se relacionan con la ley y el orden. Sí, ya sabemos que el extinto club tiene buena vinculación con el tema después de los dos añitos en la presidencia de César García (¿cómo podía aquel hombre abarcar tanto?). Lo que sorprende un poco más es lo que ahora os cuento.



¿Os acordáis de Donald Whiteside? Sí, aquel base pequeñito, bastante intrascendente, que pasó un par de meses entre nosotros en la temporada 98-99. Otras veces le hemos mencionado. José Alberto Pesquera no acabó de dar con el “tercer americano” que quería: primero un ala-pívot (Reggie Jackson), luego un director de juego (Whiteside) y por último un escolta (Lamont Strothers). Ninguno de ellos dejó huella. No había mucho presupuesto para ello. El caso es que Whiteside fue un fichaje que sorprendió especialmente, ya que el equipo ya contaba con otros tres bases: Arcega, Bernabé y Paco García. Su aportación resultó irrelevante y no continuó. Parece que ese era su sino. Cuando de vez en cuando leo a Doug Smith y su estupendo blog sobre los Raptors en el Toronto Sun, algunas veces le menciona con sorna como uno de los peores jugadores que han pasado por Toronto (27 partidos en la 96-97).



Como todo americano que se haya dedicado a esto, Whiteside sí fue una estrella en su universidad, una bastante poco conocida, Northern Illinois, en su ciudad, Chicago (en cuyo aeropuerto, si se me permite la nota aparte personal, pasé uno de los peores ratos de mi vida). Pues bien, y ya llego, Whiteside, lógicamente ya retirado a los 41, forma parte del equipo de seguridad de la universidad. Ahí arriba le podéis ver, pertrechado como si hubiese salido de “Loca Academia de Policía”. “Sometimes a player's greatest challenge is coming to grips with his role on the TEAM”, dice en la web de la universidad. Es decir, que a veces para un jugador el mayor desafío es luchar por entender su papel en el equipo (se aceptan traducciones mejores).



En algo así ha debido pensar muchas veces en su vida Albert Berenguer, un jugador extraordinario que no llegó donde sus condiciones seguramente merecían. Por aquí pasó en la 2000-01 como apuesta de futuro de Manolo Flores, para que alternase los entrenamientos y algún minuto del ACB con el protagonismo máximo en el filial EBA (por cierto, equipazo aquel que jugaba en el Macayo Arena: Rufián, Sanguino, Conejero…). Era (y es, porque sigue jugando, en la EBA catalana con el Mollet) un alero zurdo estupendo, con un gran tiro exterior y también capacidad para entrar a canasta. En defensa tampoco esquivaba el choque. Pero quizás le faltaba algo de cabeza, de paciencia, de saber asumir su papel, como diría Whiteside. Si hubiera seguido el año siguiente, con Alfred Julbe en el banquillo, se hubiera podido desarrollar un poco más, pero estuvo implicado en un accidente de tráfico con Dani Callejo (¡que aún no había fichado!) y eso acabó con sus posibilidades aquí. En mi recuerdo quedan sus exhibiciones de casi 40 puntos en EBA y un partido ACB contra Girona en el que fue decisivo provocando la prórroga y provocando también a Larry Stewart, con el que no tuvo inconveniente en intercambiar unos empujones.



De Albert (que luego sí que fue importante en LEB en Los Barrios, Ourense…) me contaron hace no mucho que iba para mosso d’esquadra, la policía autonómica catalana, en la que ya está hace tiempo Oscar Cervantes (ganador de un concurso de triples ACB). No sé si completó el proceso de admisión. Espero que sí y que se gane la vida honradamente, ayudando a la gente, supongo que ya más asentado y más maduro.

6 comentarios:

son of a plumber dijo...

Jodo, cómo me gustan estas entradas de ex-jugadores y sus actuales andanzas, lo último que supe de Donald Whiteside fue que era entrenador asistente en su Universidad, creo.

Juan dijo...

Me sumo al anterior comentario… Se me ocurren varias decenas de jugadores cuyo paradero desconocemos. Puede estar bien que aproveches tu blog para ilustrarnos... Además, algunas de las personas que se asoman por aquí sólo comentan aspectos del pasado, así que es una forma de que participe más gente... Eso sí, te animo a que no dejes de hablar del presente, que a algunos nos gusta leerte sobre ambas cosas.

Teniendo en cuenta que esta temporada igual se parece con el paso del tiempo a “ la gloriosa “ del ascenso, podrías refrescarnos la memoria con alguno de esos jugadores ( yo, quitando a Okac, al que más recuerdo por su carisma es a Juan Méndez ) o recordando la figura de Enrique…

Nunca vi a jugar a Whiteside ni a Berenguer, por lo que no puedo opinar. De Berenguer me hablaron muy bien en su día. Eran años de tinieblas.

Un abrazo

Anónimo dijo...

JUAN MENDEZ creo que sufria una importante enfermedad que le afectaba a la vista. Creo que estaba perdiendo visión. De hecho no pudo venir en mayo del 2002 a la celebración del 10º aniversario del ascenso.
kmc10m.

Javier Ortiz dijo...

Juan: Intentaré hacer un "especial" de dónde está la gente del ascenso, la verdad es que tengo localizados a algunos pero a otros no. Puede estar curioso.

Miguel: Hablé con Juan Méndez hace dos años y pico, aquí puedes ver la entrevista, que se hizo con motivo de que colaboraba con el Tenerife que se iba a jugar el ascenso aquí en aquella Final a Cuatro LEB.
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=376185
Contaba lo del ojo, pero al parecer ya lo había superado.

Juan dijo...

Gracias a los dos por la información.

Me ha impactado el primer comentario que hablaba de sus problemas de visión... me alegra saber que anda recuperado.

Un abrazo

lyman dijo...

Me alegro de que Juan Méndez ande bien...como disfrutaba del canario, sobre todo en la temporada del ascenso. Era un clásico en ACB y recuerdo lo mucho que me llamó la atención que viniese a jugar aquí (si no me equivoco, era miembro del Caja Canarias que se colaba "arriba" con Phillips, Harper, Cabrera y demás).

Estaría increíble un "remember" del calibre de lo que comentáis.

Por cierto que, viendo el post y recordando al efímero Whiteside, una se da cuenta que aquí vino mucho bueno...y alguno rematadamente malo. Estoy por decir que le sienta mejor el uniforme azul que cualquier camiseta de basket.