martes, 22 de abril de 2008

13-3-93: La peor cara de la afición


Muchísimas veces he escrito halagando a la afición de Cáceres. A nadie se le oculta que fue clave en el ascenso y en los primeros éxitos en la ACB, ya que, como alguien dijo antes, los equipos rivales salían con un -10 en el marcador antes del salto inicial. Acuñé una expresión refiriéndome a la hinchada ("los fieles a la religión verdinegra") que expresaba perfectamente lo que sentía. Aquello era implicación, identificación y un gramo de locura y en cierto modo hoy lo sigue siendo: el baloncesto es el deporte de Cáceres y parece que pasarán muchos años hasta que deje de serlo. Y lo es no por los jugadores y entrenadores que van y vienen, o los periodistas que intentamos contar lo que pasa (por mucho que a alguno no le guste lo que decimos o cómo lo decimos), sino lo es por su gente, por los que pagan su abono o su entrada, por los que consumen baloncesto, por los que sienten esto profundamente. Por los que estaban antes del "boom" y por los que se incorporaron luego. O por las nuevas generaciones, esos que no han visto jugar a Kevin Pritchard, Nebojsa o Enrique (¿cómo explicarlo?) o su padre les ha contado mil veces la canasta de Jordi y ellos la han visto en Youtube con el mismo orgullo que un madridista ve los goles de Di Stefano o un "culé" los de Kubala.


La afición de Cáceres es maravillosa, aunque también ha protagonizado un episodio negro como el que me pide Iron que recuerde: el 13 de marzo de 1993 aquí se tocó fondo y se abrió una profunda reflexión sobre qué afición queríamos ser y cuál éramos realmente. Aquella tarde, decenas, centenares de objetos cayeron a la pista del V Centenario cuando faltaban dos minutos para el final del Cáceres CB-Dyc Breogán y los árbitros Ramos y Llamazares, causa de las iras, tuvieron que suspender el encuentro durante unos minutos esperando que los ánimos se calmasen.


¿Os lo podéis imaginar ahora? Ni de coña. Cayeron revistas (una gratuita que hacía servidor, llamada "Triple") y también latas, botellas y algún objeto más que no puedo identificar, pero fue una auténtica vergüenza. Algo, como os digo, difícilmente imaginable ahora, o tan siquiera los años siguientes, porque la lección se aprendió bien. Muy bien. Pero pudo costar muy caro.


Revisemos un poco los acontecimientos. El Cáceres llegaba tocadito a aquel partido: con 8 victorias y 20 derrotas (muchas para un público acostumbrado a ganar el año anterior) se jugaba sus últimas opciones de evitar el "play off" de descenso. Kenny Walker había llegado aquella semana, pero no había sido dado de alta aún en sustitución de Lance Berwald. Tras un pésimo arranque (34-40), el equipo entonces entrenado por Manel Comas supo reaccionar y entre Reyes y el propio Berwald le dieron la vuelta a las cosas (56-50). Sin embargo, varias decisiones arbitrales volvieron a cambiar el signo del choque, hasta unos lanzamientos libres de Perasovic que pusieron por delante al Breogán en el momento crítico (71-72).


Fue entonces el peor momento, la infame lluvia, hasta el punto de que, en una imagen totalmente inédita, José María Bermejo tuvo que bajar del palco a la pista para pedir calma, pero al final se despachaba a gusto con Ramos y Llamazares: "No es nada plausible lo que ha hecho el público, pero también hay que tener en cuenta que las provocaciones son ya reiterativas y que ésta es la tercera o cuarta vez que se sale un poco de madre y creo que hay que reconocer que el público también paga y quiere ver un espectáculo y creo que no está bien que unos señores de gris vengan aquí protegidos y envestidos en su autoridad para provocar a 5.000 espectadores que han pagado su localidad para animar a su equipo. Hay que reconocer que el Cáceres hoy no ha estado en muchas ocasiones a la altura, pero tampoco es normal que haya habido un machaque de los colegiados desde la primera jugada y que hayan estado constantemente machacando y provocando no sólo a jugadores sino también a aficionados. Esto hasta cierto punto es lógico que el espectador lo exteriorice".


Visto con distancia, resulta un pelín grotesco, ¿no? Aficionados lanzan un montón de objetos a la pista y el presidente casi lo justifica. Sobre todo porque unos días después, el Comité de Competición clausuraba el V Centenario por un partido, pero los sucesivos recursos permitieron que la sanción se cumpliese en el primer partido de la siguiente temporada --aquella famosa derrota en Sevilla ante el Huesca-- y se pudiera jugar en casa el decisivo "play off" de permanencia ante el Ferrys Lliria.


El Breogán, liderado por Perasovic (22 puntos), acabaría ganando 71-76. Nada de esto se volvería a repetir en los siguientes años en ACB y LEB. Supongo que fue un momento que aporta madurez, algo necesario cuando se crece tan rápido. La gente de Cáceres sigue protestando con fuerza contra los árbitros porque entra dentro del juego generar esa presión para favorecer al equipo, pero lo hace con suma corrección. O, mejor dicho, sin rebasar los límites que permite la legalidad.


No me gusta mucho hablar de los árbitros, a pesar de que no siempre han estado bien, claro. No suelo referirme a ellos en mis crónicas (algunos lo reprochan, claro), pero pensad que suelen equivocarse mucho menos que los jugadores. "El público cacereño, el mejor de la ACB, mostró ayer su peor cara", escribió José María Ortiz el vergonzoso 13-3-93. Menos mal que ya estamos vacunados de nosotros mismos, probablemente a partir de esa tarde.

14 comentarios:

iron dijo...

Muchas gracias por recoger el guante Javier, aquí hay mucha tela que cortar.

La imagen de Bermejo en la pista es imborrable. Si no me falla la memoria todo se desencadenó a raíz de un contraataque que culminó Kenny Green, al que anularon la canasta por pasos en la recepción. A partir de ese momento... sálvese quien pueda.

También hay que decir que no me sorprende lo que ocurrió ese día viendo los precedentes. De forma aislada yo he visto caer al parquet del VC mazas de bombo e incluso una bota de vino (este episodio fue también famoso, creo que fue en el primer choque contra Andorra en ACB), por no hablar de los incidentes con los andorranos en Primera División.

No sé si fue en ese partido, creo que sí, cuando se produjo un intento de linchamiento a los árbitros a la salida del VC (la salida de los vestuarios estaba por donde se entra hoy al pabellón). Esto me lo contó recientemente un compañero de la peña hablando de estos episodios. Los árbitros no salían, y este compañero entró de nuevo al pabellón junto con otra persona porque se habían dejado algo olvidado dentro. Entonces vieron cómo los árbitros cruzaban la pista y estaban saliendo por la parte de atrás (las puertas que hoy dan a las pistas de tenis, por aquél entonces casi un descampado). Se dió la voz de alarma y todos los que estaban esperando en el otro lado rodearon el pabellón en busca de los árbitros, que se habían metido en el vehiculo y escapado de allí a toda leche. Creo no se libraron de algún otro lanzamiento mientras pasaban con el coche.

Éramos una masa completamente asilvestrada, arrastrábamos todavia gran parte de la locura del año anterior, y por suerte aquello -no hay mal que por bien no venga- creo que sirvió para acelerar el proceso de domesticación.

Como ya hemos comentado en otras entradas del blog, el partido de suspensión lo jugamos en Sevilla, primero de la temporada 93-94, contra el Huesca (derrota).

iron dijo...

Por cierto, muy míticas las revistas "Triple Canasta" que se repartían en el pabellón, yo conservo unas cuantas como oro en paño, con las letras y las fotos siempre en tinta azul. En esa que correspondía al partido contra el Breo, el que asoma la cabeza detrás de Berwald es un jovencito Mike Ansley.

lyman dijo...

A mí estos comportamientos me avergüenzan tanto como a ti (además, de que en general, tiendo a ser un espectador poco agradecido para el equipo, más "tipo palco de teatro"-si se acepta la broma), pero recuerdo que en aquel momento las cosas estaban calientes y se respiraba un ambiente de opresión arbitral que terminó por estallar aquel día...Bermejo, desde luego y más con la perspectiva siempre sosegadora del paso del tiempo, no estuvo acertado...pero también en su descargo hay que atender a la presión que él veía de un posible descenso y de aquella psicosis que se desprendía de "que políticamente Extremadura no era rentable en una liga superior" (sic de un periódico local, lástima que no recuerde cual).

A lo que voy (que me extiendo demasiado) es díficil enorgullecernos de tener una afición considerada por su pasión, a lo "griego", y que no haya habido un borrón en ese exceso de fervor. Es más, durante aquella temporada eso se podía haber desencadenado antes, en cualquiera de esos partidos ajustados en los que nos jugábamos el ser o no ser en la ACB.

Lo cierto es que, a posteriori, yo no recuerdo (pero ya estaba fuera de Cáceres) acciones similares...con lo que está bien que lo recuerdes,que lo traigas a la memoria como un hecho que ocurrió y no debe volverse a repetir..más cuando esta afición es de "10" y tiene poco que envidiar a los de otros pabellones.

Un saludo

PD Yo estuve en aquel partido del destierro en San Pablo, mitad de septiembre y entre semana, y fuimos muchos los que nos desplazamos(lo que demuestra la implicación de la afición), pero el fallecido Alphonso Ford (o era John Morton) y un joven Lucio nos hicieron polvo...un partido malo que arrancó aquella "preocupante" racha de 0-5...parecía que sí descendíamos ese año,eh? Lo que es el basket...

lyman dijo...

Ah¡ la revista "Triple" era un imprescindible antes del partido...por ahí conservo unas cuantas.

Era mucha más exhaustiva que las de ahora (y no me refiero sólo al Cáceres). Nuestros minutitos ojeándolas antes del silbato inicial provocaban siempres comentarios entre los del grupo que íbamos.

Otro punto de nostalgia.

Anónimo dijo...

Iron creo que te equivocas.Me choco que dijeras que el que estaba atras era un jovencisimo mike ansley,xq ami solo me sonaba que en españa habia jugado en malaga,caceres y ourense.y he mirado su ficha y es asi.

High School. Jackson-Olin (Birmingham, Alabama).
1985-86 NCAA. University of Alabama.
1986-87 NCAA. University of Alabama.
1987-88 NCAA. University of Alabama.
1988-89 NCAA. University of Alabama.
1989 NBA. 2ª ronda del Draft nº 37. Orlando Magic.
1989-90 NBA. Orlando Magic.
1990-91 NBA. Orlando Magic.
06/91 NBA. Orlando Magic. Renuncia a sus derechos.
09/91 NBA. Milwaukee Bucks. Firma como agente libre.
10/91 NBA. Milwaukee Bucks. Cortado sin debutar.
1991-92 CBA. Birmingham Bandits. Juega 12 partidos.
12/91 NBA. Philadelphia Sixers. Firma como agente libre.
01/92 NBA. Philadelphia Sixers. Cortado.
01/92 NBA. Charlotte Hornets. Firma un contrato de diez días.
01/92 ACB. Mayoral Maristas. Entra por Michael Kennedy.
1992-93 ACB. Unicaja-Mayoral Málaga.
1993-94 Liga de Israel. Hapoel Galil Elyon.
1994-95 ACB. Unicaja.
1995-96 ACB. Unicaja.
1996-97 ACB. Cáceres C.B.
1997-98 Liga de Turquía. Darussafaka Estambul.
1998-99 Liga de Turquía. Darussafaka Estambul.
1999-00 Liga de Turquía. Darussafaka Estambul.
2000-01 ACB. C. Ourense Baloncesto.
02/01 ACB. C. Ourense Baloncesto. Cortado por Rick Hughes.
2000-01 Liga de Polonia. Prokom Trefl Sopot.
2001-02 Liga de Polonia. Prokom Trefl Sopot.

ahora solo falta descifrar kien es el jugador de atras,es k no se ve muy bien

Javier Ortiz dijo...

Sí es Ansley. Lo que pasa es que ilustrábamos la portada de la revista con una foto del partido anterior en casa, que había sido contra el Unicaja.

iron dijo...

Esa inclinación de la cabeza es inconfundible

kmc10m dijo...

Es Mike Ansley en un partido Caceres Unicaja. Cuando el conjunto malagueño se llamaba Unicaja Mayoral, tras la fusion que se produjo el verano del 92, tras la fusion entre Caja Ronda y Mayoral Maristas (en este estaban Imbroda y nuestro Enrique Fernandez y ahi se dieron a conocer Ray Y Mike Smith)

El incidente del 13 de Marzo creo que fue una falta de INMADUREZ general de la afición cacereña, habíamos crecido demasiado deprisa y pasamos muy rapido de jugar en el municipal del rodeo a viajar al Palacio de los deportes de Madrid. Nos pensabamos que teniamos que ganar por narices, por testiculina y que simplemente por que pegaramos mas voces que los demás y por el hecho de jugar en casa los árbitros tenían que pitar a favor nuestro.

Los árbitros se equivocan claro que se equivocan pero al igual que los jugadores. Algunos ejemplos muy importantes que recuerdo de nuestros jugadores son: Felipe Garcia (Javier este se merece un post) fallo un tiro libre en el 5º encuentro ante el Andorra. Por cierto viaje que merece muchas paginas. Freixanet fallo un tiro libre en la eliminatoria con Llirya que nos habria ahorrado el 5º partido. Ansley fallo el triple que hubiera dado el titulo ACB a Unicaja.

Lo único positivo del incidente del partido ante el Breogan es que la afición cacereña parece que aprendió la lección y que eramos los mayores perjudicados ante el lanzamiento de objetos al campo. En alguna ocasión que se ha lanzado algún avioncito de papel ha habido aficionados que ha reñído al "lanzador".
Parece mentira que yo diga todo esto cuando en el vestuario arbitral hay una foto mía que dice: "Solo grita no muerde" jejejejeje

Jugona dijo...

Una pregunta, creo que alguien me lo comentó el otro día, pero lo he olvidado.
Después de que se nos cerrara el V Centenario ha vuelto a pasar esto alguna vez en la ACB?
Y en otras categorías?


Por cierto, a ver si acabáis de contar la historia de vs Andorra entera que vais tirando la piedra... si se dicen las cosas se cuentan de principio a fin xD

Saludos!

son of a plumber dijo...

Recuerdo ese partido y los incidentes que comenta la gente. Se han nombrado muchos de los objetos que cayeron a la pista: bolas de papel, revistas, botellas, .....pero lo que nunca se me olvidará es a un tipo sacando las pilas de su transistor para tirarlas a la cancha, qué pasada.

La verdad es que nada justifica que se tiren objetos a la cancha en primer lugar porque si alguno es contundente puede lastimar a alguien y en segundo porque por unos pocos vándalos siempre acaban pagando otros muchos que nada tienen que ver y que a la postre son los que sufren las consecuencias amén de la multa y todos los demás inconvenientes que pueden sobrevenirle al club como consecuencia de esto, el partido del destierro para más señas.

Pero también es cierto que durante esa primera campaña en ACB sufrimos arbitrajes infames, el del partido contra Lugo fue uno de ellos. Recuerdo a los jugadores lucenses echándole más cuento del normal y marchándose a los vestuarios esperando, creo yo, que los árbitros picaran y suspendieran el partido. Al final se reanudó el encuentro y como dice Ortiz ésa fue una derrota que nos hundía en el fango y ya nos hacía tomar conciencia de que la salvación tendría que pasar por ganar el play-out. También merece la pena destacar que los árbitros protegieron a Perasovic de manera que no se le podía ni tocar y acabamos todos un poco descentrados: jugadores y aficionados.

Al final del partido recuerdo un montón de gente en el lateral del pabellón esperando en la puerta por donde salen los jugadores, árbitros, etc… La policía tuvo que acercar un furgón marcha atrás, con protección de los agentes se subieron a él y entre algún que otro golpe al furgón, escupitajos e insultos variados salieron como pudieron.

Durante esa temporada los árbitros nos faltaron el respeto e incluso ahora se me viene a la mente otro arbitraje de escándalo que fue cuando recibimos al Estudiantes. Recuerdo al “Oso” Pinone pegando mandobles y haciendo gala de todo un arsenal de marrullerías y los árbitros mirando para otro lado, sin embargo cuando nos tocaba defender a nosotros nos pitaban faltas por cualquier cosa.

De los trencillas de la función nada que decir pero recuerdo al más cabroncete de todos los que han venido por estos lares, para mí Neyro, vaya chulo el tío y es que cuando un árbitro no sólo es malo sino que además es chulo pues llega a la categoría de Neyro, vamos, lamentable. Otra que recuerdo que la cagó alguna que otra vez era Pilar Landeira, me daba pánico la tía cada vez que la veía. Después estaba Bultó al que un amigo mío le llamaba Bulto (léase sin tilde para ver el efecto, ja, ja) porque el tío era un bulto sospechoso en la pista muchas veces, aunque también he de decir que después le ví otros partidos por televisión en los que estaba mejorcito.

Nada, como he dicho anteriormente, justifica el tirar cosas a la cancha con el consiguiente peligro que entraña para la integridad física de las personas pero también es cierto que los árbitros muchas veces van provocando al personal pitando con aspavientos que no son propios de alguien que se supone imparcial y en ocasiones castigan al débil de manera miserable.

Condenado aquello y esperando que nunca se vuelva a repetir tan bochornoso espectáculo quisiera llamar la atención sobre los arbitrajes que estamos sufriendo en la actualidad.

En esta LEB-Plata, los entrenadores rivales han propagado el rumor de que Harper Williams tiene bula arbitral y que no se le puede defender porque a la mínima es contacto y los árbitros en los últimos partido parece que están castigando en exceso al pobre Harper por aquello “del qué dirán” y le dan por todos lados sin que se pite personal: o le pegan un buen mandoble o no pitan falta. De la misma manera parece que como Cáceres es la cancha con más afluencia de público en LEB-Plata pues los árbitros vienen aquí como a reivindicarse y demostrar no se a quién que pueden pitar en una cancha con público y no dejarse condicionar por el ambiente pero lo único que hacen es venir un tanto predispuestos a castigarnos con el silbato. Para que se me comprenda, es como al árbitro que le acusan de ser casero y para demostrar que no lo es pues va predispuesto al partido a pitar, consciente o inconscientemente, en contra del de casa. Espero que esto no nos pase factura, así como el hecho de que la Final a 4 se celebre en Cáceres y que algunos ya vayan diciendo que somos el equipo favorito de la Federación, aunque a éstos les diría yo que revisen los últimos arbitrajes que hemos sufrido y cómo les dan cera al Pollito y a Harper para que salgan de su error.

Lo dicho, ojalá incidentes como los recordados no se vuelvan a repetir y un consejo para los árbitros malos: si eres malo pita sólo lo que veas porque no vas a ser mejor por el hecho de hacerte pajas mentales y pitar cosas inventadas o de las que no estás seguro, eso sólo te va a llevar a cagarla doblemente.

Un saludo a todos y a por Prat.

Anónimo dijo...

hola cacereños! primero dar la enhorabuena a javier por esta pedaza de página.
yo recuerdo una tira de objetos en un partido de copa korac, aunque no estoy del todo seguro.

Por cierto alguien sabe donde conseguir los videos de la copa del rey del 96???

kmc10m dijo...

Copa del Rey del 96? Esta fue la que gano el Manresa al Barcelona, creo que en Murcia. Si te refieres a la que el Caceres fue finalista en Leon fue en el 97. Yo tengo los videos pero en VHS. No tengo medio de colgarlos aqui. Siento no poderte ayudar.

Anónimo dijo...

La primera vez que comento aquí y es precisamente por esto...

Al hilo de lo que ha dicho son , recuerdo árbitros muy malos, o muy prejudiciales para Cáceres que no es lo mismo, porque siempre pitaban mal cuando casualmente jugábamos nosotros... Y entre todos efectivamente destaca Neyro... Madre mía que tío más inútil, recuerdo un viaje a Valladolid que pitaba él y que nos hicieron salir después de mucho tiempo y por otra puerta porque él estaba ya desquiciado con nosotros y nos tenía "miedo", y había sido un partido sin incidentes ni nada... Y recuerdo su último partido en Cáceres (creo que fue ése) que se trajo a la familia a conocer Cáceres y madrecita la que se lió con él en el pabellón, porque pitó de pena y hasta salió metido en un furgón.
De todas formas lo del VC era de traca, porque tenían que pasar por en medio de todos nosotros y no sólo los árbitros sino los jugadores contrarios... Subiendo esa cuesta como si fuera la subida al calvario.
¡Qué recuerdos!
Yo también me tuve que tragar el partido del destierro y todo por el ataque de unos pocos... Creo que lo determinante fue una botella de agua que salió volando desde el sector que había por encima de mi cabeza (ojo, cerca de la presidencia) y que se estrelló en mitad de la pista a los pies del árbitro...
Jugona, creo que hemos sido los únicos lelos a los que se les cerró la pista, pero esto es siempre así a los pequeños se les cierra, a los demás no, me viene a la mente una comparación bastante evidente...
Un saludo!!

iron dijo...

De Neyro hay anécdotas muy fuertes que no sé si se pueden contar, pero sin entrar en muchos detalles este tío durante el partido alguna vez ha respondido directamente a los insultos que le llegaban desde la línea de fondo (acordaos que el VC las peñas del fondo estaban muy cerca de la pista).