miércoles, 31 de octubre de 2007

De viaje por Europa (año I)


Ahora que ha salido el tema de los partidos europeos del Cáceres, hagamos un pequeño recorrido por la temporada más significativa de las tres en las que se participó en competición continental, la 94-95, llegando a las semifinales de la Korac. Me centraré más que nada en los sitios que el equipo visitó, no tanto en los resultados. Me gustaría provocar la siguiente reflexión: ahora que se intenta promocionar el 2016, ¿de qué mejor manera que paseando esa "marca" por sitios tan lejanos?

El debut europeo fue un 28 de septiembre de 1994 en Gorinchem, Holanda. curiosamente, empate a 80 ante el Den Braven. Los periodistas que viajaron con el equipo --pagó el club en aquella ocasión-- recuerdan lo tranquilo del sitio y el "gimnasio" en el que se jugó el partido. El medio de transporte habitual, cumpliendo un tópico holandés, fue la bicicleta.

El Cáceres pasó ronda una semana después (100-85) y llegó entonces la famosa eliminatoria ante el Hapoel Galil Elyon de Oden Katash. En el norte de Israel, muy cerca de la frontera con Líbano y Siria donde se repartían y se reparten bombazos a menudo, se contó con la ayuda de Nahum Urman, un uruguayo que hizo de traductor y guía y que llevaba viviendo 38 años en un "kibutz" (una especie de comuna). Presumía de su amistad con Wayne Brabender, Díaz Miguel... A 5 kilómetros del lugar de celebración del encuentro hubo desalojos por las acciones de los comandos ante los guerrilleros sirios y libaneses. No es extraño que el equipo saliese arrugado (102-83, como bien decía Iron). Pero la vuelta fue el espectáculo más arrollador que vio en muchos años: 89-47.

Se pasó a la liguilla, en la que se debutó con brillo inmejorable ante el Stefanel Milan de Bodiroga, Gentile, Pessina y Alec Kessler, un pívot blanco que, por cierto, murió hace un mes de un infarto en Miami. 70-67, el V Centenario no se lo creía.

La segunda jornada fue otro viaje a Israel, pero a Eilat, una zona mucho más tranquila al sur del país, con buenas playas, cerca de Jordania y Egipto. El Mar Rojo daba vida a una ciudad en la que volvieron a encontrarse con Nahum... y con una nueva derrota ante el Hapoel (90-80). En el hotel de Tel Aviv el Cáceres coincidió con el Taugrés de Manel Comas y Kenny Green, que el día siguiente se enfrentaba el Maccabi en la Copa de Europa.

En casa, otro triunfo ante el Peristeri de George Singleton y Lance Berwald (24 puntos, y aún reclamando dinero que se le debía de tres años antes). Enrique Fernández clavó un triple en el último segundo. Marca de la casa.

El día de mayor gloria europea llegó el 13 de diciembre en Milán, ganando en la pista de los italianos que ya entonces contaban además con Gregor Fucka. 86-93, aún tengo el vídeo VHS en el que la RAI ponía se refería al equipo como "Cáceres Madrid". El Fórum Milanofiori, de 15.000 personas de aforo, cayó ante el equipo "de Brabender junior", como dijo Il Corriere de la Sera, aunque el base se quedó en casa lesionado.

Ya en el 2005, hubo venganza ante el Hapoel Eilat (91-75), asegurando así la clasificación para cuartos. El último partido en Atenas ante el Peristeri se saldó también con victoria (86-91) y un día para recordar para Juanjo Bernabé, que entonces jugaba en el Plasencia y fue al viaje por las bajas. 6 puntos en 11 minutos. De la capital griega les queda el recuerdo de la polución y de que en el pabellón casi había más policías que aficionados, práctica habitual allí.

En cuartos, 93-82 en la ida ante el Illy Trieste (25 de enero). Pudo ser mucho peor (93-73 a falta de tres minutos) y fue esa reacción la que impulsó la remontada de la vuelta. Kevin Thompson, 21 puntos y 19 rebotes, ahí es nada, y Steve Burtt, 36. Cuando se le quiso a éste fue el verano siguiente, pero el que acabó fichando fue Rod Mason, vaya por Dios. De Trieste se recuerda el frío que hacía, su enorme puerto (uno de los mayores de Europa) y la excursión que nos cuantos hicieron a la cercana Venecia. En la vuelta, el enorme 118-96, con 29 "chinos" de Paraíso (9/9 en tiros de 2, carajo).

Ya no había fuerzas para más en las "semis". 93-70 en Berlín, con visita obligada a lo que quedaba el muro. La diferencia entre la parte occidental y oriental era todavía muy evidente. En el Periódico Extremadura, José María menciona que al partido acudió una estudiante cacereña de Filología, Marina Silos, que estaba en Berlín perfeccionando el alemán. Y que también encontró un CD de Luis Pastor en una tienda de discos.

Al menos se esperaba acabar con victoria la primera aventura europea, pero no pudo ser. 72-74 en la noche del 22 de febrero y, aún así, Enrique Fernández sacó una botella de cava al final. Definitivamente eran otros tiempos. Alibegovic --qué bueno era, pero qué mal jugó aquí--, Obradovic, Okulaja, Henrik Rodl y el enorme Behnke (2,20, el que aparece en la foto sobre Sellers y compañeros mártires) acabaron con el sueño.

6 comentarios:

iron dijo...

Hey, pues hacía más reciente el interés por Steve Burtt, al final uno se acaba perdiendo entre tantos nombres y rumores. Por cierto, que al hablar de Pesquera se nos olvidó mencionar a Adrian Branch, base zurdo con pasaporte inglés que solamente disputó la pretemporada. Me suena que el sustituto fue Paco García, el de Estudiantes.

Magnífico el recorrido europeo; espero ansioso la segunda entrega y especialmente la visita a BURSA contra el Tofas de Alanovic y Rashard Griffith. Me contaron que se podía haber montado un mercadillo con los objetos que cayeron desde la grada.

Por puntualizar algo, el triple de Enrique contra el Peristeri (71-70) no fue en el último segundo, sino a falta de medio minuto más o menos. A los griegos les quedaba un tiempo muerto y una posesión completa, que Koronios se comió con papas resbalándose a la altura de la línea de tiros libres.

Javier Ortiz dijo...

Revisando en los archivos, es totalmente cierto lo que comentas del triple de Enrique. Fue a falta de 24 segundos y Koronios se resbaló cuando se disponía a lanzar en posición cómoda. El mejor de aquel partido fue Raymond Brown (20 puntos y 8 rebotes), tan sobrio como siempre. Según leo, el añorado Martín Rojo recogía un rumor en su columna sobre el partido: ¿volvía Pritchard al Cáceres? Al final el que fichó sustituyendo a Ilic fue Bazarevich.
Curioso lo de Adrian Branch. Tenía buenas referencias, pero estaba lesionadísimo. Sí que se fichó a Paco García en su lugar, Pesquera estaba empeñado en tener tres bases (los otros eran Arcega y Bernabé, con los que al final acabó bastando).
Es cierto que en cuanto a jugadores ha habido muchos "casis", desde Ben Coleman en la primera temporada ACB a... (otra vez) Juanjo Bernabé faltando seis o siete partidos en la del descenso.
Pero eso es otra...

Javier Ortiz dijo...

Ah, y José Manuel Calderón y Manu Ginobili, si nos ponemos estupendos.

kmc10m dijo...

Muy bueno el anecdotario de los viajes de Europa, Ademas del tema deportivo veo que aqui vamos a aprender bastantes curiosidades y anecdotas que sucedieron en la historia del club.

Por cierto yo tambien tengo el video del Milan-Caceres y es gracioso como nos ponen Caceres Madrid como si fueramos un pueblo de Madrid. y creo recordar que a Jordi Soler le llamaban Anton Soler ¿¿¿o este era Ramon Trecet en lo poco que nos televiso la 2???

iron dijo...

Era Ramón, era Ramón.

El partido aquél en Milán a veces se nos olvida de que fue la primera victoria como visitantes en Europa, de hecho ese primer año únicamente ganamos al Milán y al Peristeri fuera, el resto fueron derrotas muy claras y el empate en Holanda.

Anónimo dijo...

El primer capítulo está muy bien. Yo creo que fue una de las épocas más bonitas del Cáceres. Por cierto, esas eliminatorias a ida y vuelta me encantaban, ya que creo que representan el espíritu del baloncesto europeo, modo de jugar que la gente debería valorar más y no fijarse tanto en la NBA, un circo que cada vez tiene menos emoción.

Alejandro