lunes, 24 de noviembre de 2008

Flash Guaita


Este mediodía me he encontrado a Diego Guaita por la calle. Me ha gustado la imagen. El tipo iba paseando con su niña por Pintores, una de las arterias principales del cacereñismo, aunque a esa hora poca gente había por allí. Nos hemos saludado brevemente. No he tenido demasiado trato con él. Apenas un par de frases y ya está, cada uno a lo suyo, las complicidades no hay que forzarlas. Casi me han dado más ganas de preguntarle por la final de la Copa Davis, que se resolvería unas horas después, que por el partido del viernes en Melilla, en el que firmó un 0/6 en triples, su gran especialidad. No soy muy partidario de agobiar a los jugadores con historias cuando están con sus familias, intentando desconectar. Por lo poco que le conozco, intuyo que tampoco me diría nada rimbonbante. Los tiros no entraron (ni a él ni al equipo) y punto. A eso se reduce el baloncesto muchas veces, para gloria o desgracia de jugadores, entrenadores, directivos, afición y prensa. Además, él no es el típico argentino de lengua fácil y verbo florido. Habla claro, con un peculiar tono bajo, pero no es un orador, uno de esos que te camela con su labia "Valdano style".


Hice lo que tenía que hacer por allí y caminé hacia casa poniéndome un ratito en su lugar. ¿Cómo debe sentirse un jugador profesional? Un jugador profesional de LEB, de esos que no se hacen ricos cada temporada aunque ganen más que la mayoría de nosotros. Un jugador que salió hace ya unos cuantos años de Argentina para estar un año aquí y otro allá, de Vitoria (donde le veían como otro Scola, de quien fue compañero de selección sub-21) a Fuenlabrada, de Burgos a Ourense, de Tenerife a Cáceres. Un año aquí y otro allá, siempre con las miradas propias y ajenas en el cogote porque los tiros tienen que entrar, porque cada año te estás jugando el contrato del año siguiente, porque...


Me pregunté cómo nos vería él a nosotros, si nos consideraría de verdad (no con un micrófono delante) una ciudad amable y una afición entendida, si le caerá bien su entrenador o el compañero que tiene al lado en la taquilla. Si le escuece perder o le alegra ganar tanto como al abonado 792. Si todas las caras que tiene a su alrededor le parecen iguales a las de otros sitios donde ya ha estado. También me pregunté cómo se sentirá llevando a su familia de un sitio para otro, sin saber muy bien qué pasará cuando el físico ya no le sustente el talento, dentro de unos añitos. Esas cosas que sólo él sabe y que nosotros nunca sabremos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen pasaje Javier. Si Guaita lo lee seguro que te recompensará por tu buen hacer, nos dará la alegría que nos debe y se lo agradeceremos como es de costumbre en nuestra tierra de buena gente.
Lo de Melilla (2/23 en triples) solo puede calificarse de accidente.

lyman dijo...

Me alegro de que vuelvas a este redil, que además es tuyo...se echaban de menos tus comentarios.

Y (al menos, yo) me alegro especialmente del tono y del contenido de esta entrada, porque tú has convertido este foro en una zona de reflexión y (o) opinión en cuanto al baloncesto...y muchas veces, lo que rodea al deporte mismo suele pasar desapercibido, y así podemos pararnos a pensar más allá de lo que diga el luminoso.

No me gusta ser extremista en ciertas opiniones, como tampoco me apetece ser siempre tibio, sin "decantar" cualquier reflexión y dejar en ese lugar común que es lo "políticamente correcto".

Pero me temo que, respecto a lo que has expuesto tú, creo que ocurren dos cosas; 1) en el deporte, los profesionales trabajan en ello y muchas veces creemos que deben defender unos colores que, igual, hasta desconocían antes de fichar y no puede ser así(y no me refiero al rendimieento estrictamente deportivo, como puedes entender); y 2) los aficionados en muchas ocasiones nos "olvidamos" de que los deportistas son personas y lanzamos soflamas sobre (no olvidemos) su trabajo que pueden ser ofensivas, sin pararnos en pensar en términos de personas. COmo ves, muy "centradito".

Eso sí, respecto a cómo se toman las derrotas los profesionales, tengo constancia de hechos que hacen que piense que es mejor no hurgar en el tema...para no despertar determinados "instintos".

Saludos

PD (de actualidad) ¿lo que empiezo a percibir en CC y alrededores (y no me refiero a los foros incendiarios y dirigidos de internet) es cierto run-run sobre la labor de Piti? No sé...¿qué opinas?

Macario dijo...

Vaya lyman debemos tener telepatía, porque cuando has colgado tu entrada, estaba viendo los números de Guaita este año, con intención de dar mim opinión...

Me sumo al comentario inicial... celebro Javier que hayas vuelto por aquí... que uno se acostumbra a leer tus comentarios a modo de pildoritas una vez por semana, y se echa de menos tanto tiempo sin leerte...

Yo voy a ir directamente a hablar de Guaita, sin entrar en el tema humano que tocas en tu comentario ( y que es interesante, por cuanto resulta poco frecuente que los periodistas´"públicamente" toquéis estos temas.)

Comenzaré diciendo que a mí el argentino - Simien aparte-, es el jugador que más me gusta de la plantilla, y a la vez, el que menos está aportando en relación con las expectativas que teníamos algunos en él. No obstante, creo que es un jugador con talento y muy válido. Y sigo pensando que si Guaita está bien, Cáceres tiene mucho ganado. Está jugando una media de 22 minutos, y promedia poco más de 6 de valoración... Números discretos para un jugador de su talento. Lo cierto es que el año pasado en Tenerife con 4 minutos menos de media no llegó a 7 puntos de valoración, si bien jugó en un equipo que rozó el ascenso, y en el que Barbour aglutinaba mucho juego ( quizá pase lo mismo con Simien...)

Es en Ourense, jugando 30 minutos de media donde sus números son notables... En cualquier caso, es un tipo de sólo 25 años, probablemente dentro de 2 ó 3 años llegue a su madurez deportiva y explote. A mí me sigue gustando, y espero que aporte más al equipo ( no necesariamente puntos...), especialmente a la hora de valorar.

Me pareció un buen detalle que no le preguntaras por el tema. Los jugadores, los técnicos, necesitan desconectar y seguro que agradecen que el día de descanso no les recuerden el partido del día anterior.

Se han jugado 10 partidos de liga, y me quedo con ganas de hablar un poco del equipo, de la confección del mismo, de que quizás yo -espectador y simple aficionado-, hubiera apostado por dos bases nacionales asentados en la liga, y quizá con menos talento que Brown aunque más "directores", para gastarme un poquito más en un 2/3, más decisivo, un tipo -como dije a ppio de la liga-, capaz de promediar 15 puntos y crearse sus propios tiros... Bueno es sólo una opinión.

Sólo decir que creo que hay que tener paciencia con el entrenador, con Piti. Puedo entender que haya una cierta inquietud porque el equipo no acaba de ser regular, pero el año pasado se hizo una grandísima segunda vuelta con él de primero, y se ha formado un grupo competitivo, que yo creo que puede estar entre los 9 primeros y jugar play-offs a final de temporada. Soy partidario de apostar por la continuidad cuando se inicia un proyecto, salvo situaciones extremas como la del año pasado, donde se engancharon unas 8 ó 9 derrotas consecutivas, que indican claramente que la nave se hunde.

Este viernes podré acercarme al pabellón y ver al equipo. Espero que vaya todo bien.

Confiemos en el equipo, en el cuerpo técnico, y... en Diego Guaita.

Un saludo.

Javier Ortiz dijo...

Encantado yo de volver a estar con vosotros. No me gusta escribir por escribir. Cuando abrí este espacio me dije que no escribiría por obligación, sino cuando me apeteciese realmente decir o recordar algo, compartir. Siento si es una postura de poco compromiso, pero es mejor no decir nada que hacer algo "por inercia" que tenga poca calidad.

Guaita es uno de los jugadores que más debate genera y por eso he querido dar esa otra visión de él, a ver cómo le percibís. Cada uno va a expresarse con libertad y es lo importante. Yo (y evidentemente él mismo) espero más de él, pero siempre hay que pensar en ese "otro partido" que juegan los profesionales fuera de la pista y que sin duda es importante. ¿Curráis igual de bien si no sois felices en vuestra vida personal?

Sobre Piti, y respondiendo a Lyman, también he percibido que su imagen se está erosionando, al menos desde este punto de vista "internetístico". Si a los entrenadores y a los equipos se les juzga por los resultados, me parece bastante ridículo que se le cuestione por ir 4-6. Es mi opinión personal. Quizás todos esperamos que el equipo esté un poco un escalón por encima, pero la situación no es para invalidar su trabajo, al menos por ahora.

La situación (ese aparente descenso de su popularidad en los foros y quizás en la grada) me genera varias reflexiones. De la primera ya hablamos hace unas semanas muy largamente: la irrupción de internet ha hecho la crítica a la siempre central figura del entrenador más visible. ¿Os imagináis que hubiera habido foros en 1992? Seguro que a Fariñas se le hubiese sacudido terriblemente por tal o cual cosa (el planteamiento, sus formas, lo que sea...) después de perder el primer playoff ante Andorra. ¿Os imagináis que hubiera habido internet en 1994? A Flores se le hubiera despellejado después de empezar 0-5. ¿Os imagináis lo que se hubiera escrito después de cada derrota, lógica o brutal, en casa o fuera, en esos años de ACB? Antes también una parte de la afición criticaba sistemáticamente al entrenador, según su criterio, pero esa opinión era mucho menos visible.

Otra idea que me ronda: a Piti le hemos visto cómo se sorbía los mocos en los equipos cadetes, en la mesa de los estadísticos, como delegado de equipo en ACB... Eso nos da una perspectiva propia de él, esa ambigüedad que supone ser de casa. Porque por un lado muchos te van a menospreciar por serlo, pero otros muchos te van a defender automáticamente. Yo creo que cuando vienen mal dadas a él le gusta ser tratado simplemente como entrenador, no como entrenador cacereño, pero con el viento a favor es una bandera que también se ha encargado de enarbolar.

Casi todos coincidimos con que es más preocupante el juego del equipo (sin haber cogido una personalidad todavía, sin que los roles acaben de estar claros, sin que el ataque fluya con esa alegría con la que lo hacía el año pasado ni la defensa tenga más de 5-6 minutos seguidos buenos) que los resultados. Y son los resultados los que encumbran o echan a los entrenadores. Si se sigue asegurando los partidos de casa y preparando el tema para arrancar alguno fuera (qué difícil es hacerlo en esta categoría, como en todas... ¿por qué los jugadores se arrugarán tanto normalmente?) no tendría por qué haber más nervios, aunque, como ya digo más arriba, el debate siempre va a estar ahí.

¿Esto cuenta como una nueva entrada?

Paco Hurtado Muñoz dijo...

eso cuenta como nueva entrada, sí

volviendo a tu post, creo que son muy interesantes las reflexiones que planteas, sobre todo al final

desde el años pasado, cuando volvimos a tener baloncesto, llevo rumiando algo que sé que no tiene solución pero que está relacionado con el arraigo a la ciudad y con el sentimiento de ser de un club y sudar la camiseta. también porque lo veo con la perspectiva de que se rentabilicen los jugadores más allá de su propio empleo deportivo como embajadores de la capitalidad cultural. de acuerdo con que no tendremos muchos más, por no decir casi ninguno, Paraísos o Enriques Fernández, pero es una pena la poca implicación que en principio se intuye a los jugadores de élite con sus ciudades, con sus entornos. Es complicado verlos implicados en asuntos de la ciudad más allá de lo que por contrato se les obliga. Y resulta a veces descorazonador, porque si algo necesitan los chavales -e incluso sus padres- hoy día no es solo el ejemplo en la cancha, sino también el que los jugadores se impliquen y digan dónde implicarse. Y eso, lamentablemente, ese compromiso social, lo vemos cada día menos, y cada día es más necesario

¿sirve esto también como post?

Anónimo dijo...

desde los oficinistas hasta el frutero todos somos trabajadores que nos levantamos todos los dias para currar .nadie curra los 365 dias del año con el mismo exito, y todos esperamos aquel dia libre para pasear con la flia, por que no el... el señor guaita y tantos guaitas que andan por ahi.
solo entrar a paginas y ver lo querido que el chaval , eso es tan importante como su exito personal , que hoy sube y baja .aupa caceres 2016

Macario dijo...

Aceptamos barco.

Entre la información que das en el periódico de hoy y tu última entrada, puede afirmarse que esta semana hemos tenido doble ración.

Una cosa de Guaita que planteas y que me genera una duda ( razonable), y un par de relexiones sobre lo de Piti.

Me parece que dejas caer que Guaita no anda muy feliz por Cc en su " día a día", y que por eso no "curra" tan bien... Hombre, desde luego si él no está contento con su vida personal, o simplemente con su rol dentro del equipo, es probable que su rendimiento sea menor que el que potencialmente pudiera ofrecer... en cualquier caso, me queda la duda de si el tipo está a gusto o no en Cáceres ( o si simplemente tiene problemas que van más allá del basket.)

Y en cuanto a las relexiones que haces de Piti. Totalmente de acuerdo con lo de internet. Yo soy partidario de desdramatizar el tema de la red. No tengo tan claro que lo que digan 15, 40 ó 100 internautas en un periódico sea muy representativo ( es más, creo que se crea un clima que puede llevar a equívocos... a pensar que esas opiniones, que en muchos casos son de una misma persona que firma con distintos nicks, son muy generalizadas, sin serlo tanto.)

Y en cuanto a lo de ser de casa, mi opinión es que, en general, el aficionado con el jugador que viene de la cantera es un poco más paciente que con otro... "pero sin pasarse". Cuestión distinta es cuando el de casa es el entrenador. Ahí creo que se es menos paciente. Primero, y por desgracia, por las envidias que existen. A un tipo de tu ciudad, y más si es pequeña, se le conoce su pasado, sus amistades, quizás su ideología o forma de pensar, sus debilidades, sus virtudes... y eso -innato en la condición humana-, genera algunas envidias, y en el caso de Piti, que no es una persona q pase desapercibida, aún más. Lo cierto es q la experiencia demuestra q con los entrenadores d casa no se es especialmente paciente. En Estudiantes, por ejemplo, a Orenga y a Mariano De Pablos se les esperó no más de 12-15 partidos, y a la calle (eso sí, habiendo ganado muy, muy poco... de ahí, en una curiosa regresión, Orenga pasó al junior del Estu al que el no metió ni siquiera en el CTO de España, aun teniendo a chavales q lo están haciendo muy bien en el EBA de este año... pero bueno esa es otra guerra, y si digo lo que pienso de Orenga entrenador, igual eliminas esta entrada...)

En fin, 10 partidos, ( 4-6 ), un equipo nuevo, categoría nueva... muy pronto para decir que Piti no es válido. Me ha gustado leer en la información que firmas hoy en el periódico, cómo iban el año pasado por estas fechas algunos equipos, y cómo acabaron luego... Hay que esperar. Yo creo que el objetivo es competir y asentarse en la categoría. Y por ahí se está avanzando. Es una liga complicadísima, y en mi opinión, interesa consolidar el proyecto tal y como se concibió: un club con gente de Cáceres en la directiva, en el cuerpo técnico y con las instituciones implicadas, y al tiempo potenciar una política de cantera con más sentido que nunca. No se puede querer cambiar una pieza clave en la creación del club a las primeras de cambio -máxime cuando la situación no es ni mucho menos angustiosa.- Apuesto por tener paciencia, confiar en los que están y mirar a largo plazo.

Saludos.

Javier Ortiz dijo...

Me pilláis un poco liado en el periódico, pero aclaro que en ningún momento he intentado sugerir que Guaita no esté bien aquí en lo personal. No tengo ningún motivo para pensarlo.
Simplemente era un reflexión sobre lo que me sugiere un jugador con su hija un domingo por la mediodía en Pintores.
Sobre lo de Piti, forma parte del debate.

Anónimo dijo...

Yo creo que el objetivo es competir y asentarse en la categoría. Y por ahí se está avanzando. Es una liga complicadísima, y en mi opinión, interesa consolidar el proyecto tal y como se concibió: un club con gente de Cáceres en la directiva, en el cuerpo técnico y con las instituciones implicadas, y al tiempo potenciar una política de cantera con más sentido que nunca. No se puede querer cambiar una pieza clave en la creación del club a las primeras de cambio -máxime cuando la situación no es ni mucho menos angustiosa.- Apuesto por tener paciencia, confiar en los que están y mirar a largo plazo

mas de uno debería quedarse con esta copla

lyman dijo...

A ver, que creo que no me explicado y he abierto un segundo post insconcientemente (porque sí, Javi, es una segunda entrada clara...¿nos compensas por tu dolorosa ausencia de estas semanas?...jeje).

Cuando he dicho que percibía "cierto giro" de opinión respecto a Piti, he querido ser cauto y dejar de lado dos aspectos: las opiniones en internet y mi opinión sobre el tema.

Respecto al tema de internet, suscribo y coincido de forma plena con Macario...por tanto, no me valen esas opiniones o me valen "poco"; si acaso, como mera curiosidad o para ver las filias-fobias del personal. No, hablaba de algo más sutil, menos aireado pero que va calando en algunos "foros" (en su auténtica expresión), una lluvia fina que lleva un mantra de cierta inseguridad...

Pero por lo demás (y para no extenderme mucho) creo que tu análisis de la situación del equipo es certera: un 4-6 a estas alturas, en esta liga (¿nadie se ha dado cuenta que no es precisamente una Leb Plata aumentada? aquí hay mucho más...), con un equipo nuevo y atractivo, NO ES para que estemos como la zarzamora por las esquinas. En efecto, todos (creo que hasta Piti) coincidimos en que hay fases del juego del equipo o aspectos del mismo que no agradan, y que en ocasiones no parecemos "solventes" en defensa. Desde luego, nada que invite a medidas drásticas.

Respecto a lo de casa, todo el mundo conoce a Piti (eso es bueno y malo), conoce su trayectoria (ídem) y aquí nos cuesta reconocer los méritos de los más cercanos (caso "Fariñas"???). Yo digo: si la apuesta al principio era un equipo "reconocible" en la tierra, prescindir de Piti es un error...mas me temo que, en esto del deporte, ese factor pesa poco y lo que decide son los resultados.

Vamos, que yo creo que ahora mismo, no hay una sola razón para mover la silla a nuestro actual entrenador y que lo mejor es apoyarle, porque es evidente que el equipo puede dar más de sí (y va a mejorar, seguro). Sólo constataba una "corriente de opinión" que igual es sólo brisa...

Excusas por el comentario tan largo y sobra decir Javi que nadie te pide una cita periódica, sino que hagas justo lo que has dicho en tu primer comentario...pero es que nos divertimos mucho por aquí¡

Saludos a todos

kmc10m dijo...

Hola Javier y demas lectores y opinadores.
Intentare ir por partes para no liarme al escribir lo que quiero comentar.
1. Diego Guaita paseando por Pintores un domingo por la mañana con su hija, la niña creo que tiene 4 añitos. Pues me parece una imagen de lo más normal y logica ver un domingo a un padre paseando con su hija pequeña apovechando los rayos de sol de la tranquilidad de un domingo por la mañana.
A mi particularmente me gustaría Javier que algún día de vez en cuando pues en el periódico pudieras hacer entrevistas un poco a modo personal como decías en la entrada de este post: jugador que mas o menos todos los años cambia de equipo, jugador joven que viene dejando a la familia (padres) sin saber si hara aqui carrera de un mundo tan complicado como el basket, si se es capaz de hacer amigos en cada ciudad o cuesta el llegar a hacer amistades cuando se prevee que en unos meses te desligaras de la ciudad etc....
Yo por lo que veo a Guaita en los entrenamientos y a la conclusión de ellos estos se le ve alegre y contento tras los entrenos hay dias que hace "competiciones" (nos jugamos una cerveza?) de lanzamientos de tiros lejanos (medio campo) en los que se involucra Guaita, alguno de los ayudantes técnicos y alguno de los jóvenes que entrenan con el equipo. Se le ve bien y encima tiene aquí a la familia (mujer e hija)

2. Totalmente de acuerdo con la repercusión de los foros de internet en el tema Piti. Antes si perdiamos nos desahogabamos comentandolo al salir del V Centenario, teniamos para ello desde que saliamos del lugar de nuestro asiento hasta donde estuviera aparcado el coche, que si tenias mas o menos suerte aun escuchabas el final de las emisoras locales que lo daban y podías comentar lo que decían las entrevistas con algún compañero que llevaras en el coche. Hoy en dia tenemos toda la semana para hablar por aquí que encima llegas el miercóles y a lo mejor te pones a lo que la gente a puesto tras la derrota del viernes te cabreas y aun escribes mas, y nos tiramos toda la semana diciendo que no jugamos a nada. Pero antes era de palabra hablada y después ya se olvidaba hoy encima queda escrito.
3. El objetivo de este año (al menos yo me lo planteo asi) es ser un equipo competitivo que no pase apuros por abajo y que no renuncie a nada. Que os marcaís como objetivo el ascenso? Vale consigamos el ascenso lo celebramos en la cancha y al día siguiente nos dicen señores no hay ascenso por que no hay pelas. Pensemos que esta es nuestra liga y aquí (como en ninguna categoría) no es fácil ganar, los rivales también juegan. Y hasta el momento no ha habido ningún equipo que nos haya ganado de excesiva diferencia. El año pasado también teníamos 4-6 a estas alturas y todos sabemos que paso después.

En Cáceres siempre hemos sido de criticar a lo nuestro y alabar lo de fuera. "Nuestros entrenadores extremeños" (Fariñas, Flores, Ñete Y Piti) siempre fueron los más criticados por los propios aficionados y ellos mismos fueron los que en diversas épocas y categorías nos llevaron a los mayores éxitos del baloncesto cacereño.

Pepe Norbano dijo...

Pues a mí me da lo mismo el color del gato, el caso es que cace ratones. Y en el caso de Diego Guaita, aunque sus números no son los que esperábamos, creo que va a ser un jugador decisivo en el Cáceres. Técnica y atléticamente es muy bueno, y, además es un jugador que no se arruga nunca. Tiene una coordinación motriz asombrosa para un jugador de su talla y de su peso. Es, en definitiva, el arquetipo de jugador de baloncesto argentino. Saludos a todos los bloggers. Es un gisto leer los comentarios de gente que conoce este juego. Saludos y ¡Aúpa Cáceres!